7 valores empresariales clave para cualquier compañía

Una empresa es una entidad compleja cuyos principales objetivos son económicos. No es ningún secreto que la meta final de la gran mayoría de las compañías es obtener el mayor rendimiento y beneficio económico. Sin embargo, para ello debe tener en cuenta numerosos factores que no han de ser exclusivamente económicos, como pueden ser los valores empresariales.

>> ¿Quieres formarte en Recursos Humanos? Haz click aquí para más información del Máster en Dirección de RRHH de EAE Business School <<

Los valores empresariales más importantes son aquellos aspectos del comportamiento de una empresa con sus clientes, proveedores e incluso con la competencia, que marcan su línea de actuación y sus principios éticos. A continuación, os mostraremos 7 valores empresariales claves que no pueden faltar en tu negocio ya que impactan al alineamiento cultural. 

valores empresariales

Valores corporativos de tu empresa, ¿cómo definirlos?

Las empresas, al igual que las personas, tienen una serie de elementos que las definen y las distinguen del conjunto de organizaciones. Estos elementos se engloban en una categoría denominada valores corporativos de una empresa.

Es bueno aclarar que estos valores no se expresan únicamente a través de aspectos como el logo, el eslogan, los colores, las tarjetas de presentación y demás recursos de la imagen corporativa. Son sólo algunas de sus expresiones, pero no las únicas. También están presentes en el modelo de organización, el tipo de liderazgo, la comunicación de sus miembros y, en definitiva, en el corazón de la cultura corporativa.

¿Por qué es importante definir los valores de mi empresa?

Una buena parte de los emprendedores cree que desarrollar su propia idea de negocio es una cuestión que se fundamenta en dos elementos: el capital inicial y el producto o servicio que se ofrezca a un público determinado.

Y no les falta razón. Sin embargo, hay un tercer componente que no podemos olvidar en este proceso: definir quiénes somos como empresa. Es decir, establecer de forma clara cuáles son los principios que nos rigen como organización.

Los valores corporativos no pueden ser, por tanto, el producto en sí mismo; éste es, más bien, una expresión de aquellos. Lo verdaderamente importante es lo que está implícito en el producto e incluso más allá del mismo. Si tu producto es lo único que te define como marca, ¡es necesario emplearte a fondo en esta cuestión!

Un valor es aquello que sustenta la actividad productiva en una organización y sienta las pautas de comportamiento entre sus integrantes y entre ésta y los consumidores o clientes. Son líneas de acción, mapas de desempeño, directrices en las cuales se enmarca el sentido de nuestra actividad comercial.

Desarrollar una idea de negocio rentable y que dé respuesta a una necesidad específica no es suficiente para triunfar en el mercado. Hace falta diferenciarse y saber cuáles son los principios que le dan vida a nuestra marca.

¿La misión y la visión de una empresa son valores corporativos?

Cuando hablamos de valores corporativos, también es habitual que se nos vengan a la mente dos elementos recurrentes de la comunicación corporativa: la misión y la visión de una empresa. Sin embargo, ¿esta idea es acertada?

En realidad, la misión y la visión no son valores en sí mismos: el primer concepto se refiere a la actividad que desarrolla la empresa y a las necesidades que pretende cubrir; el segundo, por el contrario, son aquellos objetivos o metas que nos trazamos a corto, mediano o largo plazo como marca.

Lo que sí podemos afirmar es que existe una relación directa entre misión y visión y los valores corporativos de una empresapues éstos se definen basándose tanto en lo que hacemos como en lo que nos proponemos a futuro.

Valores corporativos: cinco pasos básicos para su definición

Ahora bien, eso no quiere decir que definir los valores corporativos de una empresa sea una tarea sencilla. Muchas empresas tardan bastante tiempo en definirlos y, a veces, no son capaces de fijarlos del todo y pasan a convertirse en valores relativos.

Los valores corporativos no tienen por qué ser ser inmodificables o estrictamente rigurosos. La experiencia nos ha demostrado en no pocas ocasiones que la cultura organizacional de una compañía debe adaptarse a determinados contextos y, por ello, replantearse los principios que motivan su actividad.

Sin embargo, eso no quiere decir que sean de usar y tirar. Las empresas deben ser coherentes a la hora de introducir cualquier cambio en su filosofía corporativa y, en la medida de lo posible, mantenerse dentro de las mimas directrices éticas.

La pregunta entonces es: ¿cómo definirlos? ¿De qué manera se fijan los valores a la filosofía corporativa de una empresa? ¿Qué valores encajan mejor con lo que hacemos? Tomemos como referencia estos cinco pasos:

1) Definir las cosas importantes para nuestra empresa:

Puedes empezar elaborando una lista con las cosas más importantes para tu negocio. Por ejemplo, si te dedicas a la mensajería y la paquetería, sin duda que la puntualidad, la responsabilidad y la rapidez deben formar parte de dicha lista. Estas cosas casi siempre se definen en función del cliente o de procesos internos que consideremos indispensables para alcanzar resultados.

2) Establecer prioridades:

De esta lista es necesario subrayar los elementos más significativos. Recuerda que en un negocio no todo tiene la misma importancia. Es posible que la rapidez sea para ti el elemento de más valor, mientras que otra empresa que se dedica a lo mismo prefiera priorizar la responsabilidad. De eso se trata: de saber qué nos importa más como empresa.

3) Reducir o eliminar las contradicciones:

Ojo, revisa al detalle tus prioridades. Quizá encuentres contradicciones en ellas que puedan ocasionar problemas a la hora de definir tus valores corporativos. Elimínalas o redúcelas al máximo. Recuerda que los valores no pueden anularse los unos a los otros ni generar ambigüedad. La filosofía corporativa se expresa a través de un discurso compacto, sólido y coherente.

4) Hábitos que respalden las prioridades:

El siguiente paso consiste en determinar qué hábitos o prácticas diarias pueden ayudarnos a fomentar los valores que hayamos elegido. Puede ocurrir que se nos ocurran un montón de ideas. Pero también puede pasar que un determinado valor no pueda llevarse a la práctica porque es inconsecuente con el modelo de organización. También esto habrá que tenerlo en cuenta.

5) Identificar rasgos distintivos:

Finalmente, otra forma de identificar los valores corporativos más adecuados es a partir de aquellos elementos, aspectos o rasgos que nos hacen diferentes al resto de empresas del mercado. Por ejemplo, si contamos con la tecnología más avanzada del sector, un valor que puede ir aparejado a ello será la eficiencia de los procesos. Los rasgos distintivos, que también reciben el nombre de ventajas competitivas, se convierten en valores si sabemos explotarlos a nuestro favor.

Cualquiera que sea el área de desempeño o la actividad productiva en la que quieras incursionar, no dejes de repasar estos pasos. Los valores corporativos son mucho más que meros conceptos; son los que expresan tu forma de entender los negocios.

Tipos de valores corporativos

Algunos de los ejemplos de valores corporativos más demandados a día de hoy son transparencia, la participación y la integridad. No son los únicos. ¿Quieres conocer algunos más? Entonces sigue leyendo.

¿Cuáles son los valores de las empresas?

Respeto a sus empleados

Una de las principales condiciones para que los empleados se sientan a gusto y estén motivados en una empresa es que ésta les trate con respeto y les ofrezca todas las facilidades posibles para el desempeño de su trabajo o para su crecimiento personal y laboral.

¿Quieres aplicar estos valores empresariales a tu empresa? Aprende cómo con el MBA de EAE Business School:

TEXT - Full Time MBA - Oferta BOFU

Responsabilidad social

Toda empresa, principalmente las de gran tamaño, tienen una responsabilidad social para con la comunidad donde está ubicada. Toda empresa debería contribuir, de alguna manera, a mejorar las condiciones de vida en las zonas donde están establecidas, o a impulsar iniciativas que contribuyan positivamente a la vida de la comunidad.

Transparencia y honestidad

Asimismo, una empresa tiene la obligación de ser honesta con sus clientes, proveedores y competencia, así como de mostrar una completa transparencia que se debe reflejar en la presentación de cuentas económicas periódicas y accesibles. La transparencia y la honestidad son imprescindibles para que una empresa pueda alcanzar una buena reputación.

La máxima calidad como meta

Toda empresa debe buscar ofrecer el mejor servicio al mejor precio. Para ello es imprescindible mejorar los procesos productivos y la operativa de la empresa, con el fin de mejorar la eficiencia y eficacia.

Capacidad de análisis y autocrítica

Todas las empresas deben realizar análisis periódicos que les permitan descubrir cuáles son sus fortalezas y debilidades, saber qué errores cometieron en el pasado y no deben volver  a ocurrir. Uno de los grandes errores de las empresas es pensar que siempre tienen razón y su estrategia es la adecuada. Sin embargo, la autocrítica es capaz de detectar a tiempo errores que, a la larga, pueden salir muy caros.

Aprendizaje y adaptabilidad

Otro de los valores de una empresa y que también está relacionado con el punto anterior es la capacidad y conciencia de una empresa de que siempre debe estar en constante aprendizaje. Esto sirve tanto para todas aquellas personas que forman parte de la empresa. Este aprendizaje constante es indispensable para poder adaptarse a los cambios que se puedan producir en el futuro.

Constancia

La compañía debe saber inculcarles a todos sus empleados el valor del trabajo duro y de la constancia. Asimismo, los empleados deben ver que su constancia se ve reflejada en resultados, que redundan en beneficios tanto personales como para la empresa. Esto ayuda a reforzar su sentimiento de identificación con la empresa.

Valores corporativos que propone Standford

Las empresas conscientes son ejemplo para otras, que desean aprender de su enfoque de gestión. Hace unos días, en la web del capítulo español de Capitalismo Consciente se publicaba una lista de valores de una empresa, ejemplos de Stanford. Esta enumeración se habría preparado con la participación de CEO de diferentes empresas de éxito global que, en su día se formaron en dicha universidad.

Los valores de una empresa que, según estos líderes de los negocios, no deberían faltar en ninguna son los siguientes:

  • Cuidar al prójimo y tratarle con comprensión y respeto. Imagina cómo te gustaría sentirte e intenta hacer sentir así a los demás en cada situación. Siguiendo esta pauta con los diferentes grupos de interés, se va construyendo una cultura positiva.
  • Ser tranparente, ser auténtico y actuar con integridad. Esta es la manera en la que recomiendan actuar para crear lazos basados en el respeto y relaciones duraderas en el entorno laboral.
  • Apostar por la franqueza. La habilidad para comunicarse de forma directa y cercana, sin que falte la honestidad, sean cuales sean las circunstancia, consigue que mejoren las relaciones y la motivación en la empresa.
  • Confianza máxima. Muy relacionado con el aspecto anterior está este. Si se trabaja por generar y mantener la confianza en la organización, se logra crear un espacio donde todo el mundo se siente cómodo, el conflicto se ve reducido y las diferencias de opinión se resuelven de forma favorable.
  • Gratitud. Dar las gracias por el esfuerzo, por el tiempo empleado, por las ideas, por la superación de obstáculos o por los resultados es reconocer el valor de la aportación de los equipos y cada uno de los individuos que forman parte de ellos. Se trata de algo imprescindible.
  • Sumar. Crear valor es el propósito de cualquier negocio y eso debe contemplarse en los principios de una empresa. Este valor no tiene por qué ser únicamente monetario, de hecho, se puede causar un impacto positivo en la comunidad o el planeta, por ejemplo, muy beneficioso para el negocio y los grupos de interés, aunque no tenga un retorno económico directo para la organización.

El último de los valores de una empresa ejemplos de Standford habla del entusiasmo y el compromiso. Las organizaciones donde no falta la pasión por lo que se hace llegan muy lejos.

ERD Marzo 2016 

Post relacionados:


Entradas relacionadas

1 comentario

Oscar Camarillo

5 mayo, 2018 20:25

me gustaría que profundizaran en el tema de coaching y el desarrollo organizacional

Deja un comentario