Marketing estratégico: tu negocio como parte de un todo

marketing estratégico

Ninguna empresa, por más autosuficiente que sea, está sola en el mercado. Puede ser autónoma en términos financieros, tener un marco de actuación claro y haber definido con precisión las ventajas competitivas que le hacen distinta al resto de marcas, pero ni siquiera así puede escapar al contexto que le rodea.

Esta es la esencia del marketing estratégico, un concepto que desarrolla a fondo esa relación entre los productos, los consumidores y la competencia.

Como su nombre indica, pone el foco en los elementos centrales de cada estrategia de marketing y busca crear soluciones innovadoras ante los retos planteados por el propio escenario comercial, que por lo general es volátil.

 

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

 

Diferencias entre marketing estratégico y marketing operativo

Ahora bien, es común que un buen número de emprendedores y gerentes confundan el marketing estratégico con el marketing operativo, dos conceptos que si bien tienen la misma raíz no son exactamente lo mismo.

El rasgo principal del marketing estratégico es el diseño de planes y alternativas a largo plazo. Es decir, trabaja de la mano con el plan general de la empresa y todo lo que suele derivarse de él responde a los cambios que se presentan en el nivel macro de la comercialización y productos, bienes o servicios.

Una estrategia de este tipo de marketing la observamos, por ejemplo, en la decisión del diario británico ‘The Independent’ de abandonar la impresión en papel y dedicarse en exclusiva a la producción de contenidos para su página web y otros recursos digitales.

Por el contrario, al marketing operativo pertenecen todas aquellas acciones diseñadas a corto plazo. Es decir, es la traducción específica y práctica del marketing estratégico que se refleja en temas como el precio y los métodos de venta.

 

¿Cómo puede ayudarnos el marketing estratégico?

Las acciones a largo plazo que constituyen la médula del marketing estratégico se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Adaptación al escenario comercial. Los mercados cambian cada día y es necesario responder ante los retos que nos plantean. ¿Qué mejor para ello que poner en marcha el marketing estratégico en tu empresa?
  • Segmentación más oportuna. La visión global del marketing estratégico es propicia para definir segmentos de consumidores o para ajustar los criterios de segmentos con los que ya hemos trabajado. Esto se logra básicamente con un trabajo de campo a largo plazo y con estudios rigurosos.
  • Análisis de la competencia. También nos ayuda a saber con qué marcas competimos en un mismo mercado y, sobre todo, nos permite visualizar cuáles pueden ser los próximos movimientos de esas mismas marcas, por ejemplo en temas como la innovación.
  • Consolidar la posición de la empresa. Es la mejor inversión que podemos realizar si queremos posicionarnos como una marca de referencia. Incluso, es la herramienta idónea para garantizar una actuación más eficaz en el escenario en el que nos desenvolvemos y garantizar nuestra posición.

 

Conviene recordar que el marketing estratégico y el marketing operativo, que tal como hemos visto son complementarios, forman parte de algo mucho más genérico en las empresas que se denomina estrategia de marketing.

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing
Tags:

Añadir comentario