¿Qué es el coaching? Claves para entender el concepto

En los últimos años, un término ha irrumpido con fuerza en el mundo empresarial. Se trata del Coaching, un método cuyo objetivo es potenciar el desarrollo personal y profesional de las personas.

Las características que definen el mercado y la sociedad actual, han provocado nuevos cambios en el campo de los negocios. La globalización, la incorporación de las nuevas tecnologías, los rápidos cambios en los gustos de los consumidores y los nuevos hábitos de consumo, entre otros factores, han provocado nuevas necesidades en el mundo empresarial a las que dar respuesta.

Apréndelo todo sobre la inteligencia emocional y como aplicarla en nuestra guía: 3 actividades que puedes comenzar hoy mismo para desarrollar tu Inteligencia Emocional

Para dar respuesta a estas nuevas necesidades, es necesario un nuevo perfil de profesionales. Ya no es suficiente una buena formación académica. Hoy día se buscan líderes capaces de dirigir y transformar las empresas, con una serie de capacidades y competencias que les permita afrontar los nuevos retos a los que se deben enfrentar.

El coaching, cuya traducción al castellano sería entrenamiento, es una disciplina emergente a través de la que se desarrolla todas las capacidades de la persona, con el objetivo de mejorar y potenciar el rendimiento individual de las personas.

A pesar de que los inicios de esta especialidad se enfocaron en el mundo del deporte, hoy día se ha expandido al mundo empresarial, donde cada vez tiene un mayor reconocimiento, debido a las ventajas que ofrece, tanto para los individuos que recurren a esta alternativa como para las empresas en las que trabajan. Pero, ¿qué es realmente el coaching? ¿En qué se caracteriza?

 

Coaching, autoconocimiento y superación

El coaching no consiste en sesiones de aprendizaje, donde alguien revela una serie de  recetas mágicas para que las pongas en práctica. No, en esta disciplina el coach o entrenador no te dice cómo actuar. Más bien es todo lo contrario, tú eres el protagonista de tu aprendizaje, de tu desarrollo y  evolución. El coach, lo único que hace es  orientar durante todo el proceso de autoaprendizaje y guiar a su coachee – al cliente o ejecutivo que desea transformarse y mejorar por medio de esta práctica- para que sea capaz de alcanzar sus metas, tanto personales como profesionales.

El coach utiliza una metodología basada en el lenguaje, en las palabras. A través de las conversaciones que mantiene con el cliente y de la realización de preguntas estratégicas, el entrenador ayuda al coachee a autoconocerse, a redescubrirse, a averiguar sus verdaderos valores, sus miedos, sus inquietudes y sus verdaderos objetivos.

El coaching, en general, se centra en la idea de que no existe una única visión de la realidad, no existe una verdad única. La mayoría de las veces existen diferentes interpretaciones y se pueden buscar múltiples soluciones ante un mismo conflicto. A través de los diálogos, pretende que el ejecutivo así lo vea, y  que aprenda a no centrarse en esa realidad que conoce, que intente averiguar el resto de visiones, que analice los motivos y que descubra cómo mejorar y nuevas formas de afrontar los retos que cada día debe superar.

Durante las sesiones, que son individuales y suelen repetirse cada semana o quince días, durante un periodo aproximado de seis meses a un año, el coach escucha con atención las respuestas y se centra en aquellos aspectos clave, que ayudarán a analizar y ver con claridad la verdad de cada asunto a cada coachee, y a buscar alternativas y soluciones diversas.

Las sesiones se dirigen tanto hacia el autodescubrimiento como a la superación personal. El coach busca sacar lo mejor de su coachee y potenciar todas aquellas habilidades que necesitan mejorar para lograr sus metas. Para ello, una vez descubiertas las necesidades reales del coachee, entre ambos elaboran un programa de mejora, que el ejecutivo se compromete a seguir

Sin embargo, para que las sesiones de coaching ofrezcan los mejores resultados posibles, es imprescindible mostrarse totalmente sincero con el coach, algo que no siempre resulta sencillo. Elegir al coach adecuado es vital para que esta práctica sea efectiva.

 

Beneficios del coaching

Existen diversos modelos de coaching, cada uno de ellos centrados en métodos diferentes, aunque todos ellos con una misma base y objetivo: potenciar las habilidades del coachee para que alcance sus metas tanto profesiones como personales, ya que en la mayoría de las ocasiones,  ambas están íntimamente relacionada.

El coaching ejecutivo se centra en aquellos altos cargos directivos, profesionales clave o futuros directivos, que necesitan transformar alguna parte de su conducta o visión, para afrontar los nuevos retos empresariales a los que se tiene que enfrentar diariamente.

Acudir  a sesiones de couching ejecutivo es una práctica cada vez más habitual debido a las ventajas que, tanto directivos como las propias empresas, obtienen. Las más destacadas son:

  1. Favorece el autoconocimiento. Conocerse a uno mismo es un elemento clave para transformarse. Antes de mejorar o aprender nuevas habilidades, es imprescindible que te conozcas en profundidad, es decir, que descubras las habilidades que posees, las que necesitas mejorar o las que tienes que transformar o aprender de cero. Una vez que descubres tus destrezas, que eres consciente de tus valores, de tus sentimientos y que tienes claras tus metas, es el momento de asumir el cambio y decidir cómo vas a llevar a cabo el proceso. Sin este paso previo, es difícil que se produzca una verdadera transformación.
  2. Mejora de las habilidades de liderazgo. A través de las sesiones, se ensayan aquellas habilidades que necesitas para dejar de ser el director y convertirte en un verdadero líder. Aprender a comunicarte mejor con los miembros de tu equipo, a potenciar tus habilidades “blandas”, es decir, aquellas habilidades intrapersonales que te permiten relacionarte mejor con los demás, como la empatía, la capacidad de autocontrol o  descubrir cómo motivar a los miembros de tu equipo para sacar lo mejor de ellos.
  3. Incremento de la productividad de la empresa. Por supuesto, la mejora de las habilidades de liderazgo repercute positivamente en el funcionamiento y en los resultados de la empresa. Como líder, aprenderás a potenciar las capacidades de los miembros de tu equipo, a motivarles para que den lo mejor de sí mismo y a tomar decisiones acertadas. Todas estas acciones, mejorarán el rendimiento y los resultados de la organización.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario