Estrategias para enfrentar los ladrones del tiempo

ladrones del tiempo

En la actualidad, una queja recurrente entre los profesionales del sector empresarial es que el tiempo dedicado al trabajo resulta insuficiente. Muchos de ellos se enfrentan día a día al reto de optimizar al máximo sus horas laborales y, de esta manera, cumplir con los objetivos trazados en cada jornada.

Si bien esta preocupación ha existido siempre, también es cierto que en el escenario actual, caracterizado por los altos flujos informativos y la rapidez de los procesos, la gestión del tiempo es un elemento cada vez más significativo.

La clave parece estar en la manera en que se enfrenten los ladrones de tiempo, es decir, todos aquellos elementos que favorecen la distracción o que influyen negativamente en los niveles de productividad y rendimiento laboral.

 

Alternativas para enfrentar los ladrones de tiempo

Lo primero es identificar a los ladrones de tiempo de nuestras rutinas. Recordemos que estos elementos pueden ser de cualquier tipo y que tienen básicamente dos fuentes: el clima interno de las empresas y los aspectos externos.

Una vez identificado su origen, su impacto en el rendimiento de la empresa y otras características básicas, lo más recomendable es implementar soluciones específicas para eliminarlos o revertir su efecto. ¿Cómo hacerlo? A continuación te ofrecemos una serie de alternativas para lograrlo de forma eficaz:

1) Elaborar mensajes eficaces:

¿Te has puesto a pensar cuánto tiempo ahorraríamos si nos propusiéramos decir todo lo que decimos con la mitad de las palabras? La comunicación ineficaz, distorsionada o redundante es uno de los ladrones de tiempo más habituales. Obliga a que el receptor se detenga más tiempo del debido en la comprensión de mensajes y, a su vez, hace que el emisor detalle elementos que daba por sentados. Sé claro, eficaz y directo.

2) Evita el perfeccionismo:

Ojo, no busques la perfección; tal cosa no existe. Si te empeñas en hallarla, estarás perdiendo tiempo valioso que podrías dedicar a otros asuntos. Recuerda: lo más cerca que estamos de la perfección es la mejora continua.

3) Convierte el tiempo muerto en tiempo productivo:

Muchas veces el asunto no radica tanto en la pérdida del tiempo, sino más bien en el poco provecho que sacamos de nuestras jornadas. Evita caer en el denominado tiempo muerto; muévete dentro del tiempo productivo.

4) Haz una gestión apropiada de las emociones:

Enfados, iras, depresiones, euforias y otros sentimientos también son considerados ladrones de tiempo habituales. Seguro que también lo has vivido. Pues bien, no dejes que se entrometan en tus rutinas de trabajo. Gestiónalos y déjalos aparcados por algún tiempo. Cuando sea el momento, te ocuparás de ellos.

5) Dar un buen uso a las reuniones:

Las reuniones de trabajo son necesarias, nadie lo duda, pero deben tener un fin y unos límites bien establecidos. ¿Has escuchado aquello de la ‘reunionitis’? No es otra cosa que el exceso de reuniones en las jornadas laborales o de aquellas claramente improductivas. No cometas el fallo de incluir más de tres temas en una reunión. Si lo haces, tus interlocutores perderán el hilo, se dispersarán y el encuentro arrojará pocos resultados.

6) Aprovechar las herramientas digitales:

Internet, el correo electrónico y otros recursos digitales son grandes aliados cuando se trata de mejorar nuestra productividad laboral. No los conviertas en enemigos. Haz de ellos una buena gestión y establece limitaciones para su uso.

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Productividad Personal
Tags:

Añadir comentario