Algunos ejemplos de KPIS que puedes aplicar en tu empresa

ejemplos-de-KPIS

Una vez se han identificado los procesos clave para el éxito de las empresas, los altos cargos directivos deben definir cuáles serán los KPIs para evaluarlos.

Sin embargo, no suele ser un proceso sencillo. Ocurre con frecuencia que muchos jefes de empresa detectan las acciones clave para el rendimiento y el desempeño, pero a la vez ignoran la mejor manera de evaluarlas.

Los ejemplos más habituales de KPI son el tiempo medio de realización de una tarea, la eficiencia de un proceso y el consumo de recursos o de material. En cualquier caso, lo más importante es que se concreten y definan elementos como su ratio, la periodicidad o el equipo responsable, entre otros datos.

 

¿Cómo definir los mejores KPIs para mi empresa?

Los indicadores deben adaptarse a las necesidades de cada empresa. Para saber si son compatibles con el contexto y en qué medida, es preciso definir algunos elementos como los que mencionamos a continuación:

  • Objetivo: lo que se busca con el proceso de evaluación en sí mismo.
  • Aceptabilidad. Antes de implementar el indicador, se debe fijar un mínimo de rendimiento. De esta manera, sabremos si el KPI es compatible con el contexto o si, por el contrario, debemos modificarlo por otro.
  • Expectativa: el valor inicial del KPI.
  • Límites: elementos legales o normativos que se deben tener en cuenta, como por ejemplo las restricciones de emisiones de CO2.

 

Vamos a lo práctico: algunos ejemplos de KPI

Como hemos visto, existen miles de indicadores para la medición del rendimiento de una empresa. Las necesidades y la naturaleza de cada negocio son los que definen cuál debe ser el más idóneo. Echa un vistazo a estos ejemplos:

a) Estadísticas de una página web:

Si tu negocio opera en buena medida a través de una página web o plataforma, lo más recomendable es que recurras a algún método de seguimiento que te ayude a saber aspectos como el número de visitas, la frecuencia de las mismas, las preferencias de los usuarios, etc.

b) Redes sociales:

Cuando el comercio de tus productos se realiza a través de redes sociales, éstas se convierten en KPIs. Es decir, que te ayudan a saber el grado de aceptación de lo que ofreces, las reacciones de los usuarios, la interacción que han establecido con tu marca y otros más. Hablamos fundamentalmente de redes sociales como Facebook, Twitter, Google+ y Linkedin.

c) Tiempo de ejecución:

Es uno de los KPIs más empleados. La unidad de medida que suele utilizarse es la del tiempo en minutos, aunque si las labores son más complejas la medición se realiza en días, semanas o incluso meses. Para ello debemos tener en cuenta factores asociados como la capacidad productiva de los equipos de trabajo o el rendimiento de máquinas o elementos técnicos.

d) Porcentaje de defectos:

Este es un KPI especialmente útil en las cadenas productivas de gran alcance. Las empresas suelen medir el porcentaje de errores producidos durante un proceso o tarea. A partir de ahí, definen las soluciones más apropiadas para el caso. La periodicidad semanal es la más recomendada.

 

Post relacionados:

 

ERD Marzo 2016

Tags:

Añadir comentario