En otros post te hemos hablado de los usos, las funciones y las ventajas de aplicar el Cuadro de Mando Integral en tu negocio. Por ello, en esta oportunidad queremos ir más allá y darte algunos ejemplos de cómo podrías implementar esta herramienta en función de las necesidades y objetivos que persigas. ¿Estás preparado?

 

Cuadro de Mando Integral: una visión transversal

Antes de entrar en materia, recuerda que los dos teóricos que idearon este recurso de gestión empresarial, David Norton y Robert Kaplan, partieron de una base que en su planteamiento identificaron como el principal obstáculo: las empresas sólo observaban la perspectiva financiera, olvidando otras igual o más importantes.

 

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

Esas otras áreas, según afirmaron en sus estudios, correspondían a elementos como la motivación de los trabajadores, el clima laboral y la relación de la empresa con terceros.

A partir de entonces crearon lo que ahora conocemos como el CMI, una herramienta que se ha extendido exitosamente en distintos sectores de los negocios y la gestión, así como en numerosas disciplinas y áreas del conocimiento.

 

Ejemplos de Cuadro de Mando Integral según el enfoque

Norton y Kaplan no crearon un diagrama unitario y estricto. Consientes de la variedad de negocios y sectores de la economía, dieron margen para que el Cuadro de Mando Integral pudiera aplicarse de distintas maneras y en función de lo que cada negocio necesitara, aunque, claro está, sin perder nunca su esencia.

Los ejemplos los podemos ver en la práctica. Las empresas implementan el CMI según su conveniencia. Los enfoques más recurrentes son:

  1. CMI enfocado al desarrollo:

La herramienta se utiliza esencialmente para que la empresa crezca y mejore en todos sus aspectos, pero sobre todo en lo que se refiere al factor humano. En la lista de aspectos a tener en cuenta figuran el trabajo en equipo, la productividad, la formación, las prestaciones sociales, entre otros.

  1. CMI enfocado a las necesidades del cliente:

Este tipo de Cuadro de Mando Integral toma como centro al cliente del negocio, para quienes define (o redefine) sus expectativas. Se trata en factores como la imagen de la empresa ante el mercado, la atención al cliente, la publicidad, la captación de nuevos clientes, la fidelidad, etc.

  1. CMI enfocado a los procesos:

En este caso, los indicadores del CMI apuntarán a aumentar la productividad, el rendimiento y la calidad de los procesos. Tiempos de entrega, eficiencia, calidad de las materias primas, coste de fabricación y mantenimiento de los productos son algunos de los indicadores a tener en cuenta en este enfoque.

  1. CMI enfocado en las finanzas:

Es uno de los modelos de CMI más empleados. Se relaciona y vincula elementos como las ventas, la liquidez, los gastos en publicidad, el nivel de endeudamiento, las ampliaciones de capital y, si es el caso, la creación de filiales o la apertura de nuevos puntos de venta y distribución.

 

Si te estás planteando recurrir al CMI como recurso de gestión, recuerda que existen varios ejemplos de Cuadro de Mando Integral y que tu elección dependerá de lo que necesite tu negocio; tus objetivos son el primer referente.

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing