Las siete preguntas de entrevista más frecuentes

Si te dijeran que mañana mismo tienes una cita con el director de Recursos Humanos de una empresa en la que siempre has soñado trabajar, ¿cuáles serían las preguntas de entrevista que prepararías? ¿A qué aspectos darías prioridad?

 

¿Cuáles son las preguntas de entrevista que no puedes obviar?

Cuando nos informan de que hemos sido preseleccionados para un puesto de trabajo, siendo la entrevista el siguiente paso, lo primero que solemos hacer es preparar bien lo que diremos para dejar una buena imagen y tener más opciones de que nos contraten.

En ese proceso previo, una de las cosas en las que más insistimos es en las preguntas que, intuimos, nos harán en la entrevista.

 

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

Sin embargo, debes tener claro que cada caso es distinto y que la situación variará en función de elementos como el entrevistador, el tipo de empresa, la naturaleza del test, la información que tu interlocutor quiera obtener y el clima creado durante la situación.

Como mucho, lo que puedes hacer es guiarte por las preguntas de entrevista más frecuentes e intentar responderlas pensando en la situación que te espera. ¿Cuáles son esas preguntas que, independiente del caso, no puedes obviar?

  • ¿Cuál es tu principal fortaleza y tu principal defecto?

El entrevistador quiere hacer una valoración de cómo te ves a ti mismo y de cuál es tu grado de autocrítica y tu nivel de autoestima. Lo idóneo es hablar de una virtud relacionada con el trabajo; en el caso del defecto, se recomienda huir de tópicos.

  • ¿Podrías hablar un poco más de ti?

Suele ser una pregunta retórica. Antes que obtener información, tu interlocutor quiere examinar elementos como tus formas de expresión, tu discurso, tu lenguaje, tu manera de ver la realidad, entre otros factores.

  • De todos los trabajos te has tenido, ¿cuál ha sido el mejor?

Aquí el entrevistador ya empieza a examinar tus puntos fuertes. Quiere saber si tu perfil es el que busca la empresa y comprobar que eres una persona de experiencia.

  • ¿Por qué quieres cambiar de trabajo?

En esta pregunta lo mejor es ser honesto y claro. Explica brevemente los motivos que te han llevado hasta allí y añade, aunque sin extenderte, por qué esa empresa en particular te ha llamado la atención como alternativa profesional.

  • ¿Cómo y dónde te ves en los próximos 5 años?

Lo que se busca con esta pregunta es valorar las expectativas que tienes en relación a tu carrera. Es típica de casos en los que las empresas buscan personas para largos períodos o trabajadores con visión y proyección.

  • ¿Por qué deberíamos contratarte?

Ante esta pregunta debes establecer un vínculo directo entre tus competencias más destacadas y la oportunidad que supone hacer carrera en dicha empresa. Insiste en que es el escenario perfecto para potenciar todo lo que sabes.

  • ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Claro, no podemos dejar fuera de esta lista una de las preguntas de entrevista más frecuentes: el salario que queremos. Las dos opciones más recomendadas son: dar un rango salarial acorde con las responsabilidades que asumirías y tu formación, o simplemente repreguntar a tu interlocutor por las posibilidades de la empresa en este sentido. Gestionadas de forma eficaz, ambas respuestas suelen ser una buena salida a la situación y una puerta abierta a la negociación.

 

4 preguntas de entrevista que debes preparar

Además de estas siete preguntas de entrevista de trabajo tan comunes, hay cuatro cuestiones más que suelen lanzarse en la mayoría de procesos de reclutamiento, cuando llega el momento del cara a cara con el candidato:

  • ¿Qué factores aumentan tu motivación?

La motivación es personal, por lo que no hay una respuesta incorrecta que puedas dar. En tu caso, puede estar relacionada con el deseo de tener éxito y construir una carrera, pero también puede deberse a que quieras proporcionar más oportunidades a tu familia. Ambas respuestas son perfectamente válidas y cualquiera de las dos son buenas si se decide darlas. En algunas profesiones, vale la pena mencionar también las motivaciones de tipo vocacional.

 

  • ¿Qué te hace ser un buen jugador de equipo?

Mucha gente dice en su CV que son buenos para trabajar cooperativamente o que son jugadores de equipo, pero pocos llegan a explicar lo que realmente significa. Si te enfrentas a esta pregunta, piensa en ejemplos de tu pasado que demuestren esa capacidad innata para construir puentes, formar redes o simplemente ponerte de acuerdo con la gente. No necesitas ceñirte a tu vida profesional, puedes citar cualquier ejemplo que te parezca representativo. No olvides que responder bien a esta pregunta es especialmente importante para las personas que desean ser líderes de equipo o para administrar un departamento.

 

  • ¿Por qué quieres trabajar aquí?

Esta es tu oportunidad de demostrar que has investigado la compañía con la que está solicitando trabajar. Evita decir algo negativo acerca de tu empleador actual, ya que eso podría indicar que te conformarías con cualquier otro trabajo.

Para elaborar una buena respuesta puedes guiarte por las características del sector que te son más afines o mencionar que la empresa es conocida por proporcionar a sus empleados una trayectoria profesional claramente estructurada y que, unido a su buena reputación, te parecen consideraciones que la hacen muy atractiva. Sin embargo, lo más conveniente en este caso es hacer una investigación de la organización previa a la entrevista.

 

  • ¿Hay algo que quieras preguntarme?

Siempre habría que tener, al menos, una pregunta preparada de antemano. Ésta es la oportunidad de profundizar en un área del negocio que tal vez no se haya cubierto en la entrevista. Un buen consejo es pedir que se amplíe algún tipo de información sobre el trabajo que el entrevistador hubiera mencionado durante la entrevista. Recurrir a esta táctica, no solo demuestra el interés, sino que, además, ayuda a que el entrevistador se forme una buena impresión sobre el candidato, puesto que demuestra que se mantuvo atento a todo lo dicho.

 

Hay que recordar que no es necesario contestar a todas las preguntas en una entrevista si se considera que son demasiado personales o que no se siente uno cómodo con ellas.

No obstante, aunque prepararse para las preguntas comunes es necesario antes de asistir a una entrevista, es preciso tratar de evitar que la respuesta parezca ensayada. Es preferible centrarse en lo esencial de la respuesta y, ya en el momento, dejar que las palabras fluyan libremente.

Por último, recuerda: preguntas de entrevistas hay muchas, sobre todo si tienes en cuenta que cada caso es distinto, pero siempre alguna de las denominadas clásicas. Y tú, ¿qué responderías ante cada una de las que te hemos presentado?

 

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

2 comentarios

inmaculada

28 julio, 2018 0:24

hace referencia a las preguntas mas frecuentes en una entrevista
por ejemplo,
cuando hemos sido seleccionados para una entrevista de trabajo en donde hemos soñado estar,nos preocupamos por dar una buena impresion e imagen para tener mas posibilidades.
cuando hablamos del sueldo que vamos a obtener en la empresa donde queremos estar,si queremos conseguir el objetivo para poder tener una vida independiente deseada,la mejor opcion es preguntar que posibilidades ofrece la empresa en este sentido,y asi poder negociar.
cuando el empresario te hace preguntas para saber mas de ti,es porque tambien quiere saber como te expresas,el lenguaje,y como ves la realidad entre otros factores
las espectativas a largo plazo en una empresa tambien es importante

Arnulfo Ranferí Gómez Morales

19 mayo, 2019 23:36

muy agradecido por informar sobre el contenido de una entrevista que Dios me los bendiga

Deja un comentario