¿Cómo aplicar los resultados de un DAFO personal?

dafo personal

El DAFO es uno de los métodos de análisis más utilizados en la actualidad. Su objetivo es definir, de la mejor manera posible, los cuatro componentes básicos de un proyecto, empresa, idea de negocio, tarea o misión. Dichas categorías corresponden a factores internos y externos.

Hasta hace relativamente poco, fue la herramienta por excelencia para determinar la viabilidad de las empresas en un mercado específico. Gracias a este método se obtiene información de gran utilidad para la marcha de los negocios.

Debido a su éxito y a su alto nivel de aceptación, pronto se trasladó a otros campos. Por ejemplo, disciplinas como la psicología, la pedagogía y la teoría empresarial empezaron a utilizarlo como una herramienta de análisis personal y profesional. Fue así como surgió lo que ahora conocemos como DAFO personal.

 

DAFO personal, ¿cuál es su procedimiento?

En principio, el método del DAFO personal no varía en comparación con el del DAFO aplicado a empresas, proyectos o tareas. Simplemente, las cuatro categorías básicas (fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades) se aplican a la persona que en cada caso oficie como objeto de análisis.

O dicho en otras palabras, a lo que cada profesional debe tratar de responder durante el proceso de análisis puede resumirse así:

  • ¿Cómo puedo aprovechar mis oportunidades?
  • ¿Cómo enfrentar las amenazas que surjan en mis labores diarias?
  • ¿Cómo debo atenuar mis debilidades?
  • ¿Cómo puedo potenciar mis fortalezas?

Estas cuatro preguntas son la matriz de un DAFO personal. Para que tenga el efecto deseado, la información recopilada debe responder a un objetivo concreto. Es decir, la persona tiene que definir con base a qué elementos responde a estas cuestiones. Cuanto más concreto sea un DAFO, más tangibles serán sus resultados.

 

Ya tengo los resultados del DAFO. ¿Ahora qué?

Los resultados de un DAFO se obtienen tras el cruce de los dos elementos externos del esquema (amenazas y oportunidades) con los dos internos (fortalezas, debilidades). Es en este momento cuando surge la información más valiosa.

Aunque, como hemos dicho, cada persona plantea el análisis en función de una necesidad concreta, a la hora de aplicar los resultados la información obtenida suele orientarse hacia tres frentes concretos:

a) Visión:

En este caso, el DAFO sirve para modificar prejuicios o patrones muy arraigados con los que concebimos la realidad. Se trata de ampliar nuestra mirada de los hechos o de contemplarlos desde un ángulo distinto. Esto se aplica tanto al plano personal, afectivo como al laboral.

b) Misión:

Al hablar de misión personal, la pregunta fundamental es: ¿cuál es la razón de ser de cada uno de nosotros? El DAFO pretende convertirse en un recurso de autoconocimiento y búsqueda personal. Por supuesto, también tiene que ver con la definición de capacidades, habilidades y talentos, aunque sin duda lo más importante son los objetivos que definen a cada persona.

c) Metas:

Un buen número de esquemas DAFO se enfocan en este terreno, ya sea dentro del marco laboral, profesional, académico o personal. En este sentido, el análisis sirve para despejar dudas sobre acciones que se desean llevar a cabo o para replantear objetivos. Todos tenemos metas, pero no todos contamos con la claridad suficiente para llevarlas a cabo.

 

Post relacionados:

 

ERD Marzo 2016

Tags:

Añadir comentario