Analiza la rentabilidad de tu empresa con las 5 fuerzas de Porter

5 fuerzas de Porter

En su libro ‘Competitive Strategy’ (en español “Estrategia competitiva”), publicado en la década de los 80, el investigador norteamericano Michael Porter diseñó un enfoque de planificación corporativa que con los años captó el interés de numerosas empresas y se convirtió en un referente obligado en la materia.

¿Por qué alcanzó tanta notoriedad? Principalmente por lo innovador del modelo, que a grandes rasgos consiste en analizar la interacción de varias fuerzas en un determinado mercado para medir sus posibilidades de acceso y rentabilidad.

De la interacción de estas fuerzas se puede extraer valiosa información para saber qué tan apropiada es una idea de negocio y cuáles son las posibilidades reales que tiene de posicionarse. Veamos con más detalles las cinco fuerzas.


TEXT - TOFU - Innovación


Aplicando el modelo de Porter. ¿Por dónde empiezo?

Como hemos dicho, se trata de cinco aspectos que toda empresa debe controlar de cara a su desempeño en un mercado específico. La idea es que, una vez elaborado el análisis, el emprendedor diseñe estrategias que garanticen la rentabilidad de su plan de negocio y le sirvan para posicionarse sólidamente en ese mercado.

1) Rivalidad entre competidores:

Por lo general, es la fuerza más poderosa de un mercado. Hace referencia a la rivalidad entre las empresas que se desempeñan en un mismo espectro comercial por llegar a los consumidores y obtener mayores beneficios. La rentabilidad de un mercado es menor mientras más competencia exista, pues las guerras de precios son constantes y el cliente tiene más opciones de cambiar de marca. En cualquier caso, este aspecto habla de fijar las fortalezas de cada producto frente a sus competidores.

2) Entrada de nuevos competidores:

Ingresar a un mercado no es, por lo general, tarea sencilla. Hay barreras de entrada que limitan las posibilidades de acción de cualquier empresa: altos aranceles, saturación, posesión de patentes, fidelidad de los clientes hacia las marcas conocidas o, incluso, la falta de experiencia del emprendedor.

3) Ingreso de productos sustitutos:

Este apartado hace referencia a los productos que ingresan en un mercado específico con una oferta similar a la de los productos ya existentes, aunque con el valor añadido de ofrecerlos a precios más bajos. Si el número de esos productos sustitutos es alto, la rentabilidad del sector será menor: habrá pocas posibilidades de generar fidelidad en los consumidores y el mercado será demasiado volátil.

4) Negociación con los proveedores:

A veces, la rentabilidad de un mercado también depende del papel de los proveedores. Si existen muchos, las empresas pueden negociar fácilmente con ellos. Pero cuando son pocos, las compañías deben acogerse a las limitaciones y exigencias de éstos. Aquí entra el poder de negociación de las partes. Otra opción, aunque más costosa en principio, es la producción de las materias primas por cuenta de cada empresa.

5) Negociación de los consumidores:

También el número de consumidores es un factor a tener en cuenta. Entre más clientes tenga un mercado, mayor será su capacidad de negociación frente a las marcas. Pueden exigir mayor calidad y precios más accesibles. También suele ocurrir cuando el cliente compra productos en grandes cantidades. Las opciones de las empresas pasan por una comunicación directa con los consumidores y ofrecer mayores y mejores servicios en la fase de postventa, algo que suele estar muy bien valorado.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Innovación Estratégica

Tags:

Añadir comentario