Principios para un proyecto de consulting en salud

consulting salud

Los servicios sanitarios son fundamentales para cualquier sociedad. Las empresas que los prestan, tanto si son de carácter público, privado o mixto, deben estar a la altura de las exigencias de los consumidores y desarrollar planes para evaluar constantemente sus procesos. La calidad es siempre el objetivo.

Sin embargo, muchas de ellas desconocen los principios para realizar tal seguimiento o no cuentan con la infraestructura para realizarlo. Es entonces cuando entra en escena el servicio de consulting en salud.

Se trata de empresas especializadas en asesorar, orientar y evaluar los procesos que tienen lugar en clínicas, hospitales, centros de salud y otras instituciones sanitarias que presten servicios de este tipo. Las razones que pueden motivar la contratación de firmas especializadas son varias, entre ellas las siguientes:

  • Optimización de servicios que se prestan en la actualidad.
  • Revisión de procesos erróneos.
  • Seguimiento de soluciones implementadas con anterioridad.
  • Evaluación de la calidad de los servicios prestados.
  • Mejora del nivel de satisfacción de los pacientes.
  • Implementación de soluciones ante desafíos concretos.

 

¿Cuál es el marco para un proyecto de consulting en salud?

Como es lógico, las empresas que se dedican al consulting en salud están integradas por profesionales del sector sanitario, ya sea en el terreno práctico o en las áreas administrativas y gestoras.

Esto es una garantía de que el servicio de asesoramiento que se presta a las entidades es de calidad y está respaldado por años de experiencia, conocimientos específicos en la materia y soluciones de eficacia comprobada.

Aparte de estos, el servicio de consulting en salud está definido por una serie de valores y principios. Los más destacados, independientemente de las soluciones o las entidades en la que se implementen, son:

1) Claridad:

Tiene que ver con la capacidad de la empresa especializada en consulting de elaborar objetivos concretos. La claridad es saber qué acciones se realizarán, cómo diseñarlas y planificarlas, cuándo y a través de qué estrategias.

2) Transparencia:

La transparencia habla de la manera en que la firma comunica a sus clientes las decisiones con respecto al proceso. Tiene que existir un alto grado de transparencia para que, a su vez, predomine la confianza entre las partes.

 3) Proximidad:

También cuenta el hecho de acompañar al cliente en todo el proceso. No basta con estar reunido con él una sola vez para saber lo que debe hacer la firma especializada. Aparte, el proceso debe construirse gracias a  la interacción y el diálogo entre las partes; cuanto más próxima se encuentre una firma de consulting en salud con el objeto de estudio, mejores serán los resultados del servicio.

4) Innovación:

Las soluciones ofrecidas deben ser novedosas, realistas y adecuadas a cada caso. ¿De qué sirve que le ofrezcamos a un cliente soluciones que ya le han ofrecido antes o en las mismas condiciones en que lo haría una firma de la competencia? Absolutamente de nada. Aunque innovar sea todo un esfuerzo, a largo plazo es la mejor inversión que podemos hacer. Nuestra marca ganará en reconocimiento.

 

Asimismo, el servicio de consulting en salud ofrece soluciones en otras áreas de las empresas del sector de la salud, como por ejemplo para la gerencia, la comunicación, el diseño, el marketing y los recursos humanos. En definitiva, trata de ofrecer soluciones a todo un sector y no sólo a los servicios ofrecidos por las entidades vinculadas a la sanidad.

 

Post relacionados:

 

ERD Marzo 2016

Tags:

Añadir comentario