Flexibilidad horaria: estrategias de aplicación y beneficios

flexibilidad-horaria

Hasta hace relativamente poco, la flexibilidad horaria en las empresas entraba en los planes de incentivos diseñados por los departamentos de Recursos Humanos. Era una forma de premiar a todos aquellos trabajadores que alcanzaban buenos resultados en períodos de tiempo específicos.

Sin embargo, en los últimos años hemos presenciado una evolución de este concepto, que ha sido motivada, principalmente, por la aparición de nuevos modelos corporativos y la necesidad de adaptación a los nuevos mercados laborales.

Lo que antes era un estímulo ahora es una necesidad. Las medidas de flexibilidad horaria, así como las de conciliación laboral, se han convertido en una vía directa para retener el talento, mejorar el clima laboral de los trabajadores y aumentar la productividad general.

 

Cambio de modelos corporativos y flexibilidad horaria

Los modelos tradicionales de gestión empresarial han estado regidos durante mucho tiempo por elementos como el liderazgo autocrático, la subordinación entre los distintos niveles jerárquicos, la comunicación funcional y, por supuesto, la rigidez en los horarios laborales.

No obstante, las nuevas tecnologías, la velocidad de la información y la transformación digital han provocado que algunos de estos elementos se revisen. Otros, simplemente, se han quedado obsoletos y han sido reemplazados por nuevos.

Por ejemplo, cada vez es más notorio el papel que reclaman los trabajadores de una empresa o los integrantes de un proyecto. Los líderes ya no sólo tienen la función de impartir órdenes y delegar funciones. También es necesario que oigan a sus colaboradores y creen mecanismos de retroalimentación basados en el diálogo, la participación activa y la igualdad.

Otro elemento que se ha puesto a prueba es la presencia de los trabajadores en las oficinas o las sedes de las empresas. Las nuevas tecnologías han permitido que muchos trabajos se realicen a la distancia (a través de herramientas digitales) sin que esto suponga riesgos para la productividad ni los resultados.

Algo similar pasa con los horarios. Muchas empresas han descubierto que la eficiencia de sus trabajadores no está necesariamente ligada a modelos rígidos o basados en controles excesivos de las jornadas. Por el contrario, sus directivos empiezan a darse cuenta de que la flexibilidad es un elemento esencial para la creación de entornos laborales satisfactorios.

 

Modalidades de flexibilidad horaria. ¿Cuál me conviene?

Lo primero que debemos dejar claro es que al hablar de flexibilidad horaria no nos referimos a realizar un trabajo en un menor plazo. Se trata, más bien, de otorgar mayor libertad a nuestros colaboradores en el momento de cumplir con las horas de entrada y salida a sus espacios de trabajo o con otras condiciones que se relacionen con el desarrollo de sus funciones.

Incluso, cuando se habla de teletrabajo, los directores de proyectos suelen conferir a sus trabajadores la libertad de gestionar el tiempo de la forma que más les convenga, lo cual implica que ellos mismos fijan sus horarios de entrada, salida y disponibilidad. En últimas, lo más importante son los resultados.

Dicho esto, conviene repasar las tres principales modalidades de flexibilidad horaria en el trabajo y los casos en que se aplican:

1) Horario flotante:

Las empresas ofrecen a sus trabajadores un margen de horas para que cada trabajador elija el momento de entrada o salida. La jornada sigue teniendo las mismas horas que figuren en el contrato de trabajo, sólo que deben adaptarse en función de la opción elegida. Este tipo de flexibilidad horaria permite a algunas empresas ofrecer un mínimo de horas a sus clientes.

2) Horario fijo-variable:

En esta modalidad, las empresas ofrecen a sus trabajadores varias opciones de horarios para que éstos elijan la que más les convenga. Es habitual en negocios donde las labores no dependen de la prestación del servicio en un horario fijo. También son frecuentes en las empresas que se encuentran situadas a gran distancia de los centros urbanos (polígonos, zonas rurales). Esta opción ayuda a favorecer la conciliación laboral de los trabajadores con el cuidado de niños o las labores domésticas justificadas.

3) Horario libre:

El trabajador gestiona libremente su horario laboral; define sus rutinas y el reparto de obligaciones sin que esto comprometa los resultados del proyecto. Aun así, debe existir un mínimo de acuerdo entre la parte que le contrata y el propio trabajador, sobre todo para realizar labores de seguimiento y control de las actividades y la implementación de soluciones.

 

¿Qué gana una empresa con la flexibilidad horaria?

No es gratuito que cada vez sean más las organizaciones partidarias de implementar políticas de flexibilidad horaria. Las principales razones para ello son:

  • Mejora de la calidad de vida de los trabajadores. Esto se hace patente en las personas que requieren medidas para poder conciliar su vida familiar con la laboral. Podrán dedicar el tiempo necesario a cada asunto y su nivel de satisfacción en cada ámbito será mayor.
  • Mejora de los climas laborales. Los trabajadores con garantías de este tipo suelen estar más motivados y comprometidos con sus labores.
  • Favorecen la igualdad entre hombres y mujeres. Cuando una política de flexibilidad horaria se aplica de forma generalizada, también ayuda a reducir la brecha que existe entre hombres y mujeres.
  • Reducen el absentismo laboral. El absentismo es el principal problema para muchas empresas. Una forma eficaz de combatirlo es ofreciendo a los trabajadores alternativas distintas a las jornadas convencionales.
  • Mejoran la productividad de la empresa. Al beneficiarse de políticas de flexibilidad horaria, los trabajadores se sienten parte esencial de las empresas y refuerzan su vínculo con ésta. Y esto, inevitablemente, supone un rendimiento más alto y mejores índices de productividad.
  • Retienen el talento. Otra ventaja de medidas de este tipo es que ayudan a que los trabajadores cualificados o con talentos especiales continúen vinculados a las empresas. Es una forma de hacerles saber lo importantes que son y, a la vez, de compensar sus esfuerzos y los conocimientos empleados. Si en algún momento llegan a plantearse al cambio de compañía, un atractivo programa de flexibilidad horaria hará que lo piensen dos veces antes de tomar una decisión.

 

Post relacionados:

 

ERD Marzo 2016

Tags:

Añadir comentario