Cinco claves para entender el éxito de la franquicia Starbucks

Starbucks es una idea que germinó tras la asociación de los empresarios Jerry Baldwin, Zev Siegel y Gordon Bowker. El primer local de la compañía, que estaba orientado a la venta de granos y máquinas de café, fue inaugurado en la ciudad norteamericana de Seattle, entre 1971 y 1976.

Lo que empezó como un negocio exclusivo para amigos y familiares de sus sueños, en el que primaba el café elaborado en casa, pronto sufrió una transformación que lo llevaría a convertirse en una de las cadenas más prestigiosas del mundo.

A finales de los años 80, con el traspaso del negocio al empresario Howard Schultz, la marca Starbucks abrió oficialmente sus primeras tiendas fuera de Seattle y otras más en Chicago y el norte de los Estados Unidos.

La década del 90 marcó la internacionalización definitiva del negocio. Schultz abrió locales en ciudades emblemáticas como Tokio y Londres. De hecho, Reino Unido sirvió de plataforma para la rápida expansión de la marca, pues en 1998 adquirió la cadena de cafeterías Seattle Coffee Company repartidas a lo largo de la isla.

A partir de ahí la lista de destinos se ha ampliado. México DF, París, Budapest, Sofía, Madrid, Lisboa, entre otras capitales, han visto cómo la cadena de locales Starbucks se posicionaban a la vanguardia de la venta de café.

En la actualidad, se estima que el 50% de las empresas que operan como cafeterías a lo largo del mundo pertenecen a Starbucks. Además, la compañía ha firmado acuerdos con multinacionales de comida rápida como KFC, Pizza Hut y Burguer King para poder llegar a otras partes del mundo utilizando la infraestructura de éstas.

Si quieres conocer las herramientas de un buen estratega, descarga el ebook: Las herramientas secretas de los mejores consultores de estrategia corporativa

 

¿En qué consiste el éxito de la cadena Starbucks?

Starbucks ha conseguido lo que muchas empresas no han logrado. Sin tener el mejor café ni las instalaciones más modernas, la marca norteamericana ha pasado de ser un negocio casero a consagrarse como el gran referente de la venta de café y sus productos derivados. ¿Qué ha hecho? ¿Dónde reside su éxito?

1. Adaptación del ambiente:

Starbucks no sólo tiene ambientes modernos, sino también sitios en los que la motivación y la comodidad son lo más importante. Los locales de la marca son propicios para la creatividad, el trabajo y las relaciones.

2. Clientes preferentes:

Además, la marca ofrece un servicio para sus clientes más fieles gracias al cual éstos pueden acceder a promociones, ofertas y descuentos.

3. Servicio individualizado:

Starbucks no discute con los clientes caprichosos. Simplemente, les da la razón y les satisface en lo que haga falta. En estos casos, la atención es individualizada, pues está claro que el objetivo de la franquicia es crear vínculos estrechos con los clientes y generar confianza y entre ellos.

4. Condiciones laborales óptimas:

Es una compañía que elige al personal cualificado para desarrollar las labores de las tiendas. Además, se preocupa de que las condiciones sean las más óptimas e invita a los empleados a que transmitan los mismos valores a los clientes. Si los trabajadores están motivados, los resultados serán satisfactorios.

5. Imagen corporativa:

Un fuerte trabajo de imagen corporativa también ha influido en el proceso de consolidación de la marca. Slogans, música, frases y logos han hecho parte de la extensa campaña de marketing desplegada desde que la marca optó por dar el salto a destinos fuera de los Estados Unidos.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario