¿Cómo aplicar la productividad total de los factores en tu empresa?

La productividad total de los factores (PTF) hace referencia al nivel de eficiencia de todos los insumos que forman parte de la elaboración de un producto. 

Cuando un producto está hecho de un solo insumo y la empresa no emplea más que ese insumo en distintos períodos, es relativamente fácil calcular el nivel de productividad entre dos períodos. Basta con comparar cuál de ellos ha sido más productivo, pues los insumos se han mantenido estables.

Recordemos que la productividad, en términos genéricos, es la eficiencia con la que es empleada una unidad de factor productivo, es decir, los insumos que intervienen en la fabricación o elaboración de un producto específico.

Un insumo será más productivo cuando su empleo sirva para la producción de todas las unidades acordes con su cantidad. Por el contrario, será menos productivo en los casos en que produzca menos unidades de las que podría.

La manera tradicional de medir la productividad es a través de una fórmula en la que se confronten lo producido y los bienes consumidos Lo insumido siempre es negativo, pues se trata de lo que la empresa invierte para fabricar el producto o servicio; mientras tanto, lo producido es positivo, pues son las unidades mismas del bien.

Si quieres conocer las herramientas de un buen estratega, descarga el ebook: Las herramientas secretas de los mejores consultores de estrategia corporativa

 

La PTF y los productos con más de un insumo

Cuando hablamos de un solo insumo por cada producto, el indicador correcto es el de la productividad. Pero cuando son varios los insumos o factores que intervienen en la elaboración de un producto, el total de rendimiento de factores se expresa mediante el concepto de Productividad Total de los Factores (PTF).

La PTF es, pues, la suma de los valores medios de la productividad de cada insumo. O sea, un valor global que generalmente se emplea en procesos complejos.

Sin embargo, el modelo de la PTF tiene varios condicionantes. Imaginemos una granja en la que tres trabajadores cultivan lechugas. La Productividad Total de los Factores sumaría la productividad de insumos como el trabajo, las herramientas, los materiales, las maquinarias para el arado, entre otros.

Lo que no contemplaría son los factores variables, como por ejemplo la lluvia de un año específico o las condiciones climáticas, que al fin y al cabo también influyen en el total de producción de las lechugas. Al no tener la certeza de cuándo va a llover o cuándo no, la PTF no puede hacer un cálculo de su influencia en la cosecha.

Otro elemento a tener en cuenta es la introducción de mejoras tecnológicas durante la ejecución de las tareas. Cuando eso ocurre, la PTF no puede prever el impacto que estas herramientas tendrán en los procesos. Eso sí, decisiones como éstas generalmente se toman para aumentar el nivel de Productividad Total de los Factores.

 

¿Cómo aplicar el concepto de PTF a una empresa?

Un proceso estándar para aplicar el concepto de Productividad Total de los Factores en las empresas debe seguir pasos básicos como:

  • Definir los productos que se van a elaborar durante el proceso.
  • Identificar los insumos necesarios para cada producto.
  • Determinar el período para la elaboración de los productos.
  • Realizar el cálculo total de productividad de cada insumo.
  • Sumar los valores resultantes para obtener el nivel de PTF.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario