Los mil y un tipos de empresas que existen en el mercado

tipos de empresas

Las empresas son unidades socioeconómicas que hacen uso de ciertos recursos (el capital, la tierra, el trabajo, los bienes, etc.) para obtener beneficios, no necesariamente de tipo económico, y participar activamente en un mercado específico.

Aunque a ojos de un observador ajeno al campo productivo parezcan todas iguales, la realidad es otra. De hecho, no es exagerado afirmar que cada empresa es un universo en sí mismo, es decir, una entidad con objetivos, perspectivas, principios, necesidades y retos que no se parecen a los de ninguna otra.

Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos hablar de tipos de empresas. La diversidad de modelos puede clasificarse según características como la financiación, la estructura, el campo productivo o el tipo de capital, entre otros.

 

TEXT - TOFU - Estrategia Corporativa

 

Principales tipos de empresas. ¿Dónde se ubica la tuya?

Cuando se trata de clasificar las empresas, es preciso señalar que no existe un único criterio para hacerlo. Depende de lo que se quiera acotar o subrayar con la clasificación, que en cualquier caso puede variar por distintos motivos.

Una empresa puede ser varios tipos de empresa a la vez. Por ejemplo, en un listado determinado es posible que se defina como de capital mixto y en otros como mediana, del sector secundario y de alcance regional. Lo importante no es cuántos criterios se empleen, sino más bien que las compañías se definan acertadamente.

Los tipos de empresas han sufrido una importante transformación por la irrupción de las nuevas tecnologías e Internet, que sin duda han incidido en la configuración de nuevos modelos organizacionales más abiertos y dinámicos.

Hoy día asistimos a la reconfiguración de buena parte de las estructuras tradicionales de las empresas. Con todo y eso, se pueden mencionar varias formas de clasificación de las mismas en términos como los que citamos a continuación:

 

1) Tipos de empresas según la propiedad del capital:

Este criterio habla de las fuentes del capital con el que funcionan las empresas y de la naturaleza de dichos recursos:

  • Públicas: son aquellas que son propiedad de los Estados o que pertenecen a cualquiera de sus instituciones. El capital es público, es decir, producto de las contribuciones de quienes habitan en un país o territorio.
  • Privadas o particulares: su capital es exclusivo de agentes particulares que nada tienen que ver con el sector público. Por tanto, las responsabilidades son exclusivas de sus socios o particulares.
  • Mixtas: este modelo de empresa propone una vía intermedia entre los fondos públicos y las contribuciones privadas. Las empresas mixtas se alimentan tanto de una como de otra fuente y suelen tener un mayor grado de adaptación a los distintos contextos que las netamente públicas o privadas.

 

2) Tipos de empresas según su tamaño:

Otro rasgo distintivo de las empresas es su tamaño, el cual varía no sólo en función del presupuesto y la liquidez disponible sino, sobre todo, de las necesidades de la propia organización con respecto a sí misma y al mercado en el que opera:

  • Microempresa: se llaman así todas las empresas con sistemas de producción pequeños y cuyo número de trabajadores es menor de 10. De hecho, es posible hablar de microempresas de una sola persona.
  • Pequeñas: el número de personas vinculadas a estas empresas es menor que 50. A diferencia de las microempresas, que tienen poca incidencia en su sector, las empresas pequeñas cuentan con una posición relativamente dominante en el escenario donde operan.
  • Medianas: este tipo de empresas cuentan con varios departamentos o áreas, los cuales están debidamente integrados en un organigrama por jerarquías o niveles. Las empresas medianas son aquellas que tienen entre 50 y 249 trabajadores. Por norma general, en este tipo de empresas los trabajadores suelen estar organizados en grupos sindicales.
  • Empresas grandes: tienen más de 250 trabajadores, cuentan con sedes o instalaciones propias y sus márgenes de beneficios suelen ser altos. Una de sus características más importantes es que son organizaciones que pueden acceder a préstamos y créditos de alto alcance.

 

3) Tipos de empresas según su forma jurídica:

La forma como están constituidas las empresas es un factor determinante cuando se trata de clasificarlas. No es lo mismo tener 100 socios que depender de las aportaciones de una sola persona o formar parte de una cooperativa:

  • Empresas unipersonales: son aquellas que pertenecen a una sola persona y que por tanto dependen en exclusiva de las portaciones de ésta para su operación.
  • Cooperativas: son empresas que buscan un fin compartido, pues no es de un solo dueño sino de varios. Se caracterizan porque sus miembros persiguen una serie de fines comunes y no necesariamente monetarios; hay cooperativas sin ánimo de lucro involucradas en causas sociales.
  • Comanditarias: este modelo plantea dos tipos de socios. Por un lado, aquellos de tipo colectivo que participan activamente de la gestión de la organización y cuya responsabilidad en la misma es ilimitada. Por otro lado están los llamados socios comanditarios, es decir, aquellos que no participan de la gestión y cuyo grado de responsabilidad lo determina el capital aportado.
  • Sociedades colectivas: a diferencia de las empresas unipersonales, en este caso se trata de aquellas que son propiedad de dos o más personas, en quienes recae la responsabilidad de la gestión de las mismas.
  • Responsabilidad limitada: la principal característica de estas empresas es que sus socios sólo responden por el capital aportado. En casos de emergencia o crisis, el capital personal no podrá suplir las deudas o impagos.
  • Sociedad anónima: es otro ejemplo de responsabilidad limitada de los socios de una empresa, con la diferencia de que éstos  participan en las decisiones y la gestión de la misma en función de sus acciones o títulos.

 

Los sectores de la economía y los tipos de empresas

Otro criterio no muy conocido pero igualmente útil, es el que habla de los tipos de empresas en función de la actividad que desarrollan.

Las empresas pueden pertenecer al sector primario, secundario o terciario. Las primeras son las que se dedican a la extracción de elementos propios de la naturaleza, las segundas las que transforman esas materias primas en un producto derivado o compuesto y, finalmente, las terceras las que emplean la capacidad o el talento humano como su principal medio productivo. ¿En cuál nivel está la tuya?

 

POST - TOFU - Estrategia Corporativa
Tags:

Añadir comentario