Inteligencia emocional aplicada: por qué te interesa

Hoy en día no brilla quién tiene un mejor currículum ni una mejor trayectoria profesional, hoy en día el valor más buscado y apreciado por las empresas es la inteligencia emocional. Si eres una persona empática, sabes autocontrolarte y tienes habilidades sociales, estás en el buen camino. Si no, estás a tiempo para trabajar tu inteligencia emocional y convertirte en un profesional brillante.

Si quieres saber como superar tus retos profesionales y llegar a la cima, descargate el ebook: 

TEXT - TOFU - Hoja de Ruta

¿Por qué debes aplicar la inteligencia emocional?

El conocido Daniel Goleman, del que hemos hablado en posts anteriores, es quien introdujo la inteligencia emocional en el ámbito de la empresa. En su libro Inteligencia Emocional, un auténtico best-seller, Goleman demuestra que “quienes alcanzan altos niveles dentro de las organizaciones poseen un gran control de sus emociones, están motivados y son generadores de entusiasmo. Saben trabajar en equipo, tienen iniciativa y logran influir en los estados de ánimo de sus compañeros”.

Goleman aborda tres grandes temas que se relacionan con el trabajo: las capacidades emocionales individuales, las habilidades para trabajar en equipo y la nueva empresa organizada con inteligencia emocional. Con ello confirma la importancia de “adaptarse a las nuevas condiciones en las empresas modernas, la necesidad del autocontrol en situaciones de estrés y la importancia de ser honesto, integro, responsable. Los gerentes más eficaces son emocionalmente inteligentes debido a su claridad de objetivos,  su confianza en sí mismos, su poder de influir positivamente y de leer los sentimientos ajenos.

La inteligencia emocional se puede aprender. A nivel individual, sus elementos son fáciles de identificar, se pueden evaluar y mejorar. “Indudablemente, esta capacidad no es mágica. No nos haremos ricos con solo practicarla, pero lo cierto es que si ignoramos el elemento humano estamos destinados al fracaso. En el complejo mundo moderno, el progreso de las empresas y de los individuos que las componen dependerá cada vez mas de la inteligencia emocional”, en palabras del propio Goleman.


POST - TOFU - Hoja e Ruta Director General


Las ventajas de la inteligencia emocional en la empresa

Las palabras de Goleman dejan bien claro la necesidad de trabajar la inteligencia emocional y aplicarla en el entorno profesional. Si lo haces conseguirás:

  • Comunicación eficaz
  • Bienestar contigo mismo y tu entorno.
  • Muy buen ambiente laboral
  • Motivación puesta al servicio de metas.
  • Mejora en trabajo de equipo
  • Relaciones efectivas con los clientes
  • Aumento de la Rentabilidad de la empresas.

Las habilidades y competencias que fomentarás si trabajas tu inteligencia emocional son:

Autoconciencia: saber qué se siente en cada momento y utilizar esas preferencias para orientar nuestra toma de decisiones, tener la idea realista de nuestras habilidades y una gran confianza en uno mismo. Competencias: conciencia emocional, autoevaluacion precisa, confianza.

Autoregulación: Manejar las emociones de modo que faciliten la tarea entre manos, en vez de dificultarla, ser riguroso y recuperarse bien de las tensiones emocionales. Competencias: autocontrol, confianza, rigurosidad.

Motivación: Utilizar nuestras preferencias más profundas, para orientarnos y avanzar hacia los objetivos, para tomar iniciativas, ser muy efectivos y perseverar frente a los contratiempos y frustraciones.

Empatía: percibir lo que sienten los demás , ser capaces de ver las cosas desde su perspectiva y cultivar la afinidad con una amplia diversidad de personas, es decir percibir lo que sienten otros sin decirlo. 

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Hoja e Ruta Director General

Tags:

1 Comentario

  1. Maria Alejandra Colon Bethencourt
    15 febrero, 2015

    Totalmente de acuerdo!. Tener un eficaz dominio de las emociones, no sólo es fundamental en el liderazgo y competitividad empresarial, sino en las relaciones interpersonales. Siempre he creído que no se puede educar la mente sin educar las emociones. La formación integral del individuo debería contemplar estos dos aspectos con la misma valoración.

Añadir comentario