Innovación para el desarrollo sustentable: cómo ponerla en práctica

innovación para el desarrollo sustentable

La innovación, sea del tipo que sea, es la fuente de cambio más importante en el mercado. Puede hacer que una empresa consolidada, desaparezca y que otra emergente se posicione en el mercado y se convierta en todo un referente. Así, la innovación se considera como el resultado tangible y real de la tecnología, que combina los factores técnicos, financieros, comerciales y administrativos. De esta manera, salen al mercado nuevos y mejorados productos o procesos.

¿Innovación de productos o innovación de procesos?

Las fuentes de la innovación pueden ser de dos clases: o de productos o de procesos. En el primer caso, la innovación se hace patente por la demanda del mercado de nuevos productos o porque las empresas competidoras han lanzado productos similares mejorados y que son más atractivos para los consumidores.

En el caso de la innovación de procesos, muchas veces es impulsada por descubrimientos científicos o tecnológicos que mejoran la productividad y favorecen que la empresa obtenga mayores beneficios.

En cualquier caso, es necesario un buen plan de I+D, ya que es la única manera que tienen las empresas de incrementar sus conocimientos y utilizarlos para fundamentar el desarrollo de nuevos productos, procesos y servicios. El valor cada vez más radica en los intangibles, y especialmente en los nuevos conocimientos tecnológicos.

De hecho, el 90% se encuentran registrados en las patentes y los proyectos de I+D asociados al desarrollo, en los perfiles de las empresas, en el cambio de la oferta en sí y en paquetes de servicios que incluyen productos basados en las necesidades de segmentos específicos de mercado. Además, estas políticas empresariales de I+D han de tener en cuenta otro factor muy importante hoy en día: el desarrollo sustentable.


TEXT - TOFU - Innovación

Desarrollo sustentable: el motor de un futuro sostenible

El desarrollo sustentable es aquel que “satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades”. Esta es la definición que la Brundtlant Commision dio en 1987, pero que se puede entender de otra manera: el desarrollo sustentable vela por la equidad social, la ecología y el medioambiente.

La innovación, sea del tipo que sea, ha de enfocarse siempre pensando en este desarrollo sustentable. Las empresas que trabajen I+D deben incluir en esta política la preservación ambiental y el impacto social, para que sean lo más sostenibles posibles.

Si se trabaja en esta línea, los beneficios que obtendrán las empresas son:

  • Revitalizar el crecimiento económico.
  • Atender y brindarle solución a las principales necesidades de la población.
  • Conservar los recursos naturales.
  • Tomar en cuenta las repercusiones del medio ambiente en la toma de decisiones.
  • Impulsar la capacitación tecnológica.
  • Elevar los niveles de producción para generar ingresos de exportación.

Las empresas, por tanto, pueden seguir velando por su productividad y su beneficio utilizando una estrategia de innovación que englobe todos estos valores, que les permitirán ser un referente respecto a otras empresas competidoras.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Innovación Estratégica

Tags:

Añadir comentario