Estrategias de innovación en Recursos Humanos

Está claro que el área de Recursos Humanos y sus estrategias resultan fundamentales para la buena marcha de las empresasLa gestión del personal, así como su formación y las condiciones del clima laboral, son el marco necesario para que los aportes de los trabajadores fomenten la productividad y el rendimiento.

Como en ningún otro departamento, sus responsables deben tener una mirada amplia de la organización. Su labor es transversal e involucra a todos los miembros de la misma, desde los niveles más bajos hasta el plano directivo.

Sin embargo, como las estructuras corporativas son distintas y las necesidades en este plano varían de una empresa a otra, los departamentos de Recursos Humanos ponen en práctica las estrategias más adecuadas en cada caso. No existe una sola forma de implementar sus políticas y planes.

¿Qué es una estrategia en la empresa?

La estrategia ha sido estudiada durante años por líderes empresariales y por teóricos empresariales. Sin embargo, no hay una respuesta definitiva y única sobre qué significa el concepto “estrategia” o qué requisitos deben cumplir las estrategias para considerarse como tal.

Por ejemplo, Michael Porter, de Harvard Business School, enfatiza la necesidad de una estrategia para definir y comunicar la posición única de una organización, y dice que esta debe determinar cómo se deben combinar los recursos, las habilidades y las competencias de la organización para crear una ventaja competitiva.

En la obra de Johnson y Scholes, “Explorando la estrategia corporativa”, se afirma que la estrategia determina la dirección y el alcance de una organización a largo plazo, por lo que resulta necesario que sea capaz de determinar cómo deben configurarse los recursos para satisfacer las necesidades de los mercados y las partes interesadas.

Lo que está claro es que las estrategias no dejan de evolucionar y, por eso, para aprovechar al máximo las oportunidades que llegan, las organizaciones deben anticiparse y prepararse para el futuro. Esto supone que es preciso contar con una estrategia corporativa que sirva de guía. Pero también hay que asegurar que cada unidad de negocios dentro de la organización tenga sus propias estrategias, y que incluso a nivel de equipos existan estas hojas de ruta.

Tipos de estrategias: ejemplos

Hay estrategias de innovación, estrategias de marketing, estrategias e inversión o estrategias de aprendizaje. Cada organización pone en marcha una, aunque, como decíamos en líneas anteriores, esa se articula a tres niveles: corporativo, de unidad de negocio y de equipo:

  • Estrategias corporativas. Son las que se definen a nivel general de una organización compuesta por múltiples unidades de negocios, que operan en distintos mercados. Determina cómo la corporación en su conjunto apoya y mejora el valor de las unidades de negocios dentro de ella; y responde a la pregunta: “¿Cómo estructuramos el negocio en general, de modo que todas sus partes creen más valor juntos de lo que lo harían individualmente?”
  • Estrategia de unidad de negocio. La estrategia en este nivel tiene que ver con competir con éxito en mercados individuales, y aborda la pregunta “¿Cómo nos posicionamos en este mercado?” Sin embargo, esta estrategia debe estar vinculada a los objetivos identificados en la estrategia a nivel corporativo.
  • Estrategia de equipo. Para ejecutar con éxito las estrategias de la unidad empresarial se necesita que los equipos en toda la organización sepan trabajar juntos. Cada uno de ellos tiene que hacer una contribución diferente, lo que significa que hace falta definir distintas estrategias a nivel de equipo, por simples que sean.

 

Dime cómo eres y te diré qué estrategias requieres

Una empresa pequeña, de poco más de 10 miembros, no tiene las mismas necesidades en Recursos Humanos que otra de 500. Aunque exista un acuerdo común sobre las funciones de este departamento, las vías para llevarlas a cabo varían.

Como en la mayoría de los aspectos corporativos, el éxito de una estrategia de Recursos Humanos depende del grado de adaptación al contexto.

Esto quiere decir que pueden existir tantas estrategias como empresas. Al fin y al cabo, cada método es único. No obstante, también es cierto que, más allá del grado de adaptación y flexibilidad de cada organización, las estrategias más comunes a la hora de implementar un plan de Recursos Humanos son:

a) Cultivo del rendimiento:

En este enfoque, la dirección de la empresa define unos criterios para medir el rendimiento de sus trabajadores y les estimula para mejorarlo constantemente. La idea es adoptar el alto desempeño como un valor corporativo. Además, se intenta promover el liderazgo de nuevas figuras en la empresa y el fomento de la creación y la innovación como valores añadidos.

b) Planificación del éxito:

Para las empresas, la palabra «éxito» no sólo tiene que ver con la satisfacción de los clientes hacia sus productos; también apunta a la consecución de logros en el plano interno. En este sentido, la estrategia de Recursos Humanos determina cómo alcanzar dichos objetivos a través de acciones coordinadas. Las palabras claves de este enfoque son «objetivo» y «metodología».

>> Más información sobre el Máster en Dirección de Recursos Humanos de EAE <<

 c) El talento humano como capital:

En este enfoque, la empresa reconoce de entrada que el personal es su mayor capital. Por tanto, debe trabajar contantemente para mantener su bienestar. Esto se traduce en planes de mejora de las condiciones laborales, sistemas de incentivos, retención de los trabajadores con más talento, formación constante y desarrollo de sus capacidades en el plano interno.

d) Fomento del liderazgo:

El área de Recursos Humanos también puede ir enfocada a la selección de los directivos o altos cargos, una labor que exige análisis detallados de los perfiles. Se trata de las personas que asumirán la labor de dirigir las empresas, y como tal debe asumirse. Sin embargo, otra forma de identificar el liderazgo es en los miembros de la propia empresa, para lo cual deben existir planes de promoción interna y la posibilidad de ascensos.

Además, es preciso tener en cuenta que cada empresa enfoca su trabajo de Recursos Humanos en determinados aspectos (liderazgo, personal, formación, competencias, etc.) y que serán éstos los que definan, en gran medida, las estrategias a desarrollar.

Post relacionados:

Entradas relacionadas

2 comentarios

Maria Ines Vallejo Mejia

6 abril, 2016 23:17

Me gustaría recibir sus artículos en mi correo me parecen muy interesantes y de mucha actualidad.

Pollaman

23 enero, 2017 11:24

¡Obligame!

Deja un comentario