¿Efectos no deseados? Emplea la gestión del cambio organizacional

Existen múltiples efectos no deseados que llevan a las organizaciones a emprender cambios. Los factores de cambio organizacional en los que una empresa puede tener la necesidad de cambiar vienen determinados por aspectos tecnológicos, estructurales, de personal y culturales.

Sobre estos factores de cambio puede actuar la organización para adaptarse a los cambios.

Para poder gestionar el cambio, las empresas tienen que tener claro cuáles son las fases por las que tienen que transitar para llegar a obtener mejoras de los cambios y los elementos que se necesitan para hacerlo. Como profesional de tu empresa, debes estar preparado para afrontar dichos cambios.


TEXT - MOFU - Emprendedor MBA

 

Fases de la gestión del cambio empresarial

Es importante gestionar el cambio observando las distintas fases para que los problemas no se resuelvan de forma intuitiva e integral:

  • ¿Qué ámbitos necesitan cambios en la organización?

Debes determinar en qué aspectos de la organización existe la necesidad de cambio. Los motivos detectados pueden proceder de presiones  internas o externas de la organización o de demandas competitivas.

Para poder detectar la necesidad de cambio es muy positivo contar con indicadores internos de productividad, control de costes y productos defectuosos, etc.

También es necesario que la necesidad de cambio percibida por los directivos sea contrastada con el resto de la organización y comunicada para hacer partícipes a todos.

  • Determinar los puntos clave de la situación actual

Es necesario un diagnóstico profundo y estructurado que se plasme en un documento claro que pueda ser revisado por cualquier miembro de la empresa.

  • Planificación del cambio

Incluye la materialización de las necesidades observadas en objetivos específicos para cada área de la organización.

Es necesario contar con un documento que permita actuar de manera ordenada y no intuitiva. Además el informe tiene que servir para dar a conocer los objetivos del cambio al resto de la organización.

  • Implantación del cambio

Fases en la que se llevan a cabo las actividades programadas en la fase de planificación. Las medidas tienen que tomarse en el momento adecuado, evitando retrasos. Los cambios se tienen que producir teniendo en cuenta todos los factores relacionados para vencer la resistencia al cambio y la falta de flexibilidad, así como la motivación y formación del personal.

  • Control de resultados

Valorar los resultados cualitativos y cuantitativos de los cambios implantados. Aplicar los rediseños necesarios para ajustarse a la consecución de los objetivos del cambio.

Gestión de los cambios tangibles

Para gestionar los cambios tangibles se utiliza:

  • Fijación de objetivos con las reuniones necesarias para hacer participantes y comunicar la necesidad de cambio a la organización.
  • Sistema de control de los parámetros implantados para buscar las causas sobre las que se tiene que actuar para mejorar.
  • Medir el rendimiento de forma cuantitativa y cualitativa.
  • Aprendizaje organizacional, donde la empresa crea, incorpora y transfiere conocimientos a través de un proceso sinérgico a través de rutinas organizativas.
  • Reconocimientos y recompensas (psicológicos y materiales) se establecen de forma sistemática, no puntual y sin tener en cuenta personalismos. Es necesario tener un sistema claro de recompensas para que ningún trabajador se sienta en desigualdad.

Gestión de los cambios intangibles

Para que los cambios tangibles puedan llegar a buen puerto es necesario establecer la correlación con los cambios intangibles necesarios.

Si no existen equipos de trabajo para gestionar y comunicar el cambio, si los sistemas para informar y formar a los implicados no son funcionales, si no se producen cambios en la cultura de la empresa, el cambio organizacional será una tarea imposible.

Además, si la organización no cuenta con un líder innovador, motivado, capaz de crear un ambiente de cambio estimulante es difícil que los grupos de trabajo funcionen a este nivel de creatividad y esfuerzo por el cambio.

Sea cual sea el tamaño de tu empresa o su orientación en el mercado será necesario que, si ejerces labores de dirección, estés siempre con la vista puesta en el cambio continuo, porque el éxito nunca será definitivo y siempre existirán aspectos de mejora en la organización.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Habilidades Emprendedor

Tags:

Añadir comentario