¿Tienes talento para emprender?. También puedes aprenderlo

¿Se puede aprender a emprender? Sí, se pueden mejorar las capacidades que forman el todo del talento emprendedor.

Son muchas las posibilidades de aprender gracias a los masters disponibles en el mercado, además de la cantidad de bibliografía que existe en la actualidad. Algunos ejemplos los tienes en obras como Aprender a emprender, cómo nacen, crecen y se consolidan los jóvenes emprendedores de Vis Molina, con historias de emprendedores como Carlota Mateos e Isabel Llorens, responsables de las guías y web de hoteles con encanto Rusticae.

Para ellas “lo más importante es que lo que vayas a emprender te vuelva loco. Esa pasión es la energía motriz, la que te mantiene conectado al proyecto todas las horas que hagan falta. El entusiasmo y la fe en el proyecto son indispensables, porque montar una empresa nueva es muy difícil, cuesta mucho esfuerzo y requiere mucha paciencia, y los frutos llegan cuando llegan, y normalmente, se hacen esperar”.

Sin duda la pasión y la capacidad para disfrutar son factores fundamentales del talento emprendedor. El proceso en sí no debe ser ningún juego, pero sí tiene que ser algo con lo que disfrutes de la experiencia, del aprendizaje, de lo que logres, de los errores incluso.


TEXT - MOFU - Emprendedor MBA


Pasión por emprender

Esta pasión es la que lleva a que el emprendimiento se convierta en una motivación, una fuerza que te guía y te dota de la capacidad de actuar, de la energía para seguir adelante.

La formación adecuada y el repaso de la bibliografía existente deben ser un apoyo para encontrar el camino adecuado para aplicar tu talento. Aprende a utilizar el tipo específico de inteligencia orientada hacia la resolución de problemas de forma creativa.

Mucha de la formación de los directivos de hoy incluye programas de coaching para mejorar la aplicación de esa inteligencia emocional al conjunto de conocimiento de las que dispones y el compromiso hacia los objetivos.

El proceso de emprender no puede estar basado únicamente en la idea empresarial. Debe apoyarse en la persona, en el emprendedor. La persona es el factor que hay que desarrollar exponencialmente para controlar las posibilidades de éxito. No contarás desde el principio con todos los elementos de talento, pero debes seguir trabajando en tus lagunas a través del aprendizaje, del desarrollo y el crecimiento personal aplicados a tu compromiso con el proyecto.

El transcurso de aprendizaje no termina en ningún momento, continúa a lo largo de la vida como un proceso abierto de mejora constante.

Emprendedores que han tenido éxito

Algunos lo han conseguido enfocando su formación en diseño hacia el emprendimiento. Es el caso de Albert Pereta y César Isern que crearon la startup Icebergs, una plataforma dirigida a creadores y diseñadores que necesitaban herramientas para organizar sus proyectos en la nube.

“Nos esforzamos mucho en diseñar una experiencia de usuario enfocada a que éste, solo entrar, pensara que el producto estaba hecho para él”. Esta fue la visión de los dos jóvenes emprendedores a los que Pinterest (la red social en auge para compartir un corcho de imágenes digital) ha comprado su startup e incorporado a su equipo en San Francisco.

Estos dos jóvenes son un buen ejemplo de cómo una buena idea empresarial, incluso aunque no provengas del mundo de los negocios, puede llevarse a cabo con esfuerzo y motivación.

Para los creadores de Icebergs “esto es una demostración de que sí se puede, que dos chicos normales de Barcelona pueden ir a San Francisco. A veces nos hacemos pequeños a nosotros mismos”. No dejes que tengan que venir otros a convencerte de lo grande que eres.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Habilidades Emprendedor

Tags:

Añadir comentario