Dinámica de grupo: ejemplos para la cohesión

Una dinámica de grupo puede servir para muchas cosas. Sin embargo, ejemplos de la vida real demuestran que en la mayoría de los casos en que se implementan este tipo de elementos en el campo empresarial se hace con un mismo objetivo: fomentar los niveles de cohesión y unidad de los equipos de trabajo.

 

¿Existe una fórmula para reforzar la cohesión de los grupos?

La pregunta no es si una dinámica de grupo contribuye a cohesionar equipos, áreas, departamentos o personas reunidas en todo a un objetivo común, pues es una cosa más que demostrada. La pregunta más bien debe ser otra: ¿qué tipos de dinámicas se deben emplear para que ello sea posible en una empresa?

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

Este interrogante no tiene una respuesta definitiva. De hecho, es bueno recordar que las relaciones que se generan al interior de las empresas son distintas y que, por tanto, las soluciones deben ser específicas.

Antes de decidirte por algunos ejemplos de dinámicas de grupo, lo fundamental es tener claro los objetivos de cada actividad: reflexionar, distender, analizar, compartir, fortalecer lazos, comunicar, aglutinar, reforzar, entre otros.

 

Ejemplos de dinámicas de grupo para la cohesión

Pero vayamos más allá: la dinámica de grupo como estrategia no solamente puede estar ligada a situaciones y horarios laborales. También puede realizarse en horarios que nada tienen que ver con las jornadas o con los temas que habitualmente se manejan. ¿Quieres conocer algunos ejemplos? Toma nota de estos:

  1. La isla desierta:

Siete u ocho personas imaginarán que están en una isla desierta y que de golpe encuentran una mochila con enseres. Son en total 8 (una brújula, una bengala, una manta, un mechero, una botella de agua, un botiquín, un paracaídas y una sierra de madera), de los cuales sólo podrán tomar 5. Los miembros del equipo deberán ponerse de acuerdo sobre cuáles objetos elegir y por qué.

  1. Cuéntame quién eres:

Es una dinámica de grupo propia de inducciones. La idea es que cada una de las personas se presente ante los otros no como el profesional que es, sino más bien como una persona con aficiones, gustos, habilidades y talentos que no sean propios de su profesión. Tras esto, se debatirá sobre cómo incorporar dichos aspectos al día a día laboral y qué podrían aportar.

  1. Brainstorming:

En este caso, la idea es que se reúnan entre 7-10 personas en un mismo equipo y que se les plantee un conflicto que deban superar entre todos. Habrá debates, discusiones y diálogos, y la idea es analizar los procedimientos que eligen los miembros del equipo para llegar a consensos. Aparte, se suele valorar la forma en que se organizan internamente para dar respuesta a la situación que se les ha planteado: un vocero, un moderador, un líder, un analista, etc.

  1. La doble rueda:

Más lúdica e interactiva, esta dinámica de grupo consiste en formar dos círculos de personas cogidas de la mano: uno interior con los miembros mirando hacia el exterior del círculo y otro exterior con las personas mirando hacia dentro. La idea es que cada uno quede frente su pareja y que los círculos se muevan en uno u otro sentido al son de la música. Cuando ésta se detenga, deben ir a buscarla.

 

La dinámica de grupo es un excelente recurso para contribuir a la cohesión de los equipos de trabajo, tanto si se desarrolla como parte de la jornada laboral como si se realiza fuera de ella. ¿Te apetece probar alguna en tu empresa?

 

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario