Despido procedente y paro: lo que dice la Ley

Tanto para los empresarios como para los empleados de una compañía es muy importante conocer los derechos que asisten a los trabajadores, para saber obrar en consecuencia y de acuerdo a la ley.

En este caso, vamos a resolver la siguiente cuestión: ¿Existe el derecho a cobrar la prestación por desempleo tras un despido procedente? Esto es lo que dice la ley.

despido procedente paro

¿Qué es el despido procedente?

Existen diferentes tipos de despidos registrados en la norma jurídica española:

  • Despido improcedente: Es aquel en el que la empresa no obra de acuerdo a la legalidad vigente y, por tanto, el trabajador tiene derecho a ser readmitido o a una indemnización.
  • Despido nulo: La empresa tampoco ha actuado de acuerdo a la legislación vigente y el trabajador debe ser reincorporado a su puesto de trabajo y abonársele el salario que se le adeude.
  • Despido procedente: El despido se produce de acuerdo a la ley y el trabajador no tiene derecho a ser readmitido ni a una indemnización.

Dentro del despido procedente, que es el que nos interesa, también podemos encontrar diferentes categorías:

  • Despido procedente colectivo: Por razones económicas o de otra índole, el despido afecta a varios miembros de la empresa.
  • Despido procedente disciplinario: El trabajador es despedido a causa de infracciones graves de las normas o a un comportamiento inadecuado en el trabajo.
  • Despido procedente objetivo: El despido se basa en razones objetivas que no tienen por qué ser culpa del trabajador: no alcanzar los objetivos previstos, faltas de asistencia injustificadas, o por razones organizativas.

 

¿Qué es el paro y cómo se puede cobrar?

Una vez que hemos visto los diferentes tipos de despidos y en qué consiste el despido procedente, vamos a conocer qué es el paro y quién tiene derecho a cobrarlo.

El paro en realidad define a la situación de desempleo de las personas en edad de trabajar debido a diferentes razones. Sin embargo, también es un término usado frecuentemente para denominar a la prestación por desempleo. Se trata de una ayuda económica que la persona percibe durante un mínimo de 4 meses y un máximo de dos años. Durante los primeros 6 meses, se recibe el 70% de la base reguladora, mientras que a partir de 7º mes se percibe solo el 50%.

En cualquier caso, para tener derecho a esta prestación hay que cumplir diversos requisitos:

  • Haber cotizado al menos 360 días (12 meses) de los últimos seis años a la fecha de extinción del último contrato.
  • Estar inscrito como demandante de empleo en el servicio público de empleo de la comunidad autónoma de residencia.
  • Comprometerse a realizar una búsqueda activa de empleo.
  • Estar en situación legal de desempleo, esto es, por la muerte, jubilación o incapacidad del empresario, por incapacidad permanente total del trabajador para ejercer su trabajo de forma habitual, por término de contrato, resolución voluntaria del mismo por parte del trabajador o despido, sea éste procedente o improcedente.

Entonces, ¿se puede cobrar el paro tras un despido procedente?

Sí, una persona que haya sido despedida tiene derecho a pedir la prestación por desempleo, incluso si el despido es procedente (y en cualquiera de sus variantes, colectivo, disciplinario u objetivo), siempre y cuando cumpla con los requisitos señalados en el epígrafe anterior relacionados con la prestación de desempleo. Eso sí, lo que no existe en un despido procedente es el derecho a recibir una indemnización.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Aumento de Sueldo

Tags:

Añadir comentario