¿Cuáles son las fortalezas de los equipos multidisciplinares?

Lo más habitual es que los equipos de trabajo se conformen con personas que, si bien realizan acciones específicas, pertenecen a las mismas áreas o disciplinas. Esto es lo que se conoce como grupos disciplinares. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando optamos por la conformación de equipos multidisciplinares?

 

Equipos multidisciplinares, ¿qué son y quiénes los conforman?

Los miembros de un equipo no tienen por qué provenir de la misma disciplina, área o campo de desempeño. De hecho, la experiencia está llena de ejemplos que afirman tal idea. Cuando es así, hablamos de equipos multidisciplinares.

En ellos confluyen personas con distintos enfoques de formación o especialización, lo cual no quiere decir que sea un problema. Antes al contrario, muchos especialistas en gestión aseguran que son los equipos de trabajo que muestran mayores indicadores de rendimiento y productividad. ¿A qué se debe esto?

Sencillo: los equipos multidisciplinares disponen de más herramientas para encarar el día a día y los retos que les son comunes a todos sus miembros. El conocimiento que comparten es diverso y, por eso mismo, más rico y pragmático.

 

Algunas ventajas de los equipos multidisciplinares

Las relaciones que se crean en los equipos multidisciplinares no son las mismas que las que se generan en los equipos con personas pertenecientes a las mismas áreas.

Para empezar, en la mayoría de ellos no suelen generarse jerarquías, lo cual supone otra forma de entender las funciones y los objetivos comunes. La gestión, los tiempos, los debates y todos los temas de interés general se deciden en términos de igualdad y en planos democráticos y participativos.

O dicho de otra forma: son mucho más flexibles, casi no existe la competencia entre sus miembros y la experiencia es mucho más enriquecedora. Repasemos otras ventajas de conformar equipos multidisciplinares en las empresas:

  • Incremento del aprendizaje de sus miembros:

Al provenir cada miembro de una disciplina o área distinta, la relación entre ellos genera un nivel de aprendizaje mayor que si se relacionaran con personas de su misma especialidad. Cada cual aporta desde su campo y recibe a cambio una serie de conocimientos a los que de otra forma quizá no habría accedido.

  • Diversidad de puntos de vista:

La diversidad de opiniones y perspectivas puede ser una característica útil cuando se requiera la toma de decisiones. Estos equipos cuentan con más herramientas para hacer frente a los retos que tienen por delante.

  • Incremento en la calidad del trabajo realizado:

Si bien las acciones a realizar dependen de factores como el clima laboral o el tipo de recursos, estos equipos tienen, al menos de entrada, mayores posibilidades de éxito. El conocimiento de sus miembros, al ser diverso, no se anula ni se obstruye; al contrario, se complementa de tal forma que los resultados tienden a ser mucho más enriquecedores y eficaces que con personas de la misma área de desempeño.

  • Mayor colaboración entre sus miembros:

Por lo general, cada cual se ocupa de las labores que le han asignado, lo cual quiere decir que no existe la tendencia natural a la competencia que sí existe, por ejemplo, en personas de una misma disciplina o campo de desempeño.

  • Surgimiento de nuevas ideas:

Los ambientes en los que trabajan los equipos multidisciplinarios son más idóneos para el surgimiento de nuevas ideas, propuestas y soluciones.

Añadir comentario