Consejos para invertir mejor en el sector empresarial

invertir mejor

El momento de invertir es fundamental para cualquier empresa. Supone apostar por un sector, actividad, bien o nicho de mercado que a largo o mediano plazo (son pocas las inversiones a inmediatas) puede reportar utilidades.

Al igual que en un juego de cartas, invertir supone ciertos riesgos. Pese a que tengamos un relativo control de los elementos del mercado, ninguna inversión es ciento por ciento por segura. Siempre habrá uno o varios factores de incertidumbre vinculados a cualquier movimiento que emprendamos.

¿Eso quiere decir que no debemos invertir? Todo lo contrario: hay que hacerlo, pues de ello depende en buena medida la continuidad de las empresas y los proyectos para su desarrollo, crecimiento o internacionalización.

La cuestión va por otro lado. Se trata de saber invertir: cuándo, cómo, cuánto, a través de qué métodos y bajo qué criterios. Ahí reside la clave: no tanto en lo que invertimos, sino más bien en las condiciones en que lo hacemos.

 

Invertir mejor: algunas claves que no puedes olvidar

El multimillonario estadounidense Warron Buffett, reconocido por mantener un 18% de inversión anual durante las últimas tres décadas, señala que la clave para saber invertir no es otra que comprar acciones en sectores rentables y esperar a que dicho mercado se valorice lo suficiente.

Se trata, sin duda, de una fórmula básica para la inversión. Sin embargo, la experiencia demuestra que además es necesario tener en cuenta algunas claves para no perder el rumbo a la hora de invertir. ¿Cuáles son esas claves?

1) Honestidad:

Lo primero es ser honesto con uno mismo y con el resto de competidores del mercado. A la hora de invertir, es necesario dejar claras las condiciones de la operación. En este sentido, los mercados suelen ser bastante opacos y, en muchas ocasiones, no tienen límites de acción. Si vas a invertir en un sector, bien o producto, asegúrate de ser honesto con quienes negocias y que éstos, a su vez, lo sean contigo.

2) Diversificación de la inversión:

Aunque Buffett no es partidario de la diversificación, pues considera que es algo típico de los empresarios que no tienen las cosas claras, esta figura continúa siendo una de las alternativas más rentables para numerosas empresas. Apostarlo todo por un solo sector puede arrojarnos de cabeza al abismo; diversificarlo, por el contrario, ayuda a mitigar los efectos de ciertas situaciones negativas.

3) La virtud de la espera:

En lo que sí acierta Buffett es en la virtud de esperar pacientemente a que un mercado se valorice para que nuestros beneficios aumenten. No podemos quererlo todo de un solo golpe. Como en la agricultura, es necesario sembrar para luego recoger la cosecha.

4) Comprensión del negocio:

Otra clave fundamental para realizar inversiones es hacerlo sólo en aquellos sectores que comprendamos. Por más atractivo que parezca un negocio, si desconocemos sus reglas internas, dinámicas, procesos y hasta su marco legal, aumentaremos el riesgo de lo invertido y será casi como improvisar. En cambio, si lo hacemos con conocimiento de causa, tendremos un punto a nuestro favor.

5) Buscar elementos en potencia:

Los grandes inversores se reconocen porque generalmente no apuestan por nichos de mercado demasiado atractivos o que se encuentren en la cumbre de su sector. ¿Hacen bien? En cierta forma, sí, pues saben que esa opción llamará la atención de muchos inversores y que los beneficios se reducirán. En cambio, apuestan por productos en potencia, es decir, que supongan una verdadera opción de negocio a medio o largo plazo. Y por supuesto, al igual que Buffett, esperan con paciencia.

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Herramientas de management
Tags:

Añadir comentario