Economía de escala, una oportunidad para el crecimiento

Por «economía de escala» entendemos el escenario en el que algunas empresas, tras aumentar su tamaño, obtienen mayores beneficios. Es decir, nuevas utilidades de tipo productivo, financiero y organizacional ligadas a planes de expansión o de incursión en nuevos escenarios de mercado.

De ahí que los planes de economía de escala supongan una oportunidad inmejorable para la expansión de las empresas. Es el marco ideal, la suma de condiciones propicias para que nuestra marca  se abra camino en otros terrenos. Finalmente, en los negocios también cuentan el arrojo y las expectativas de crecimiento.

Si quieres conocer las herramientas de un buen estratega, descarga el ebook: Las herramientas secretas de los mejores consultores de estrategia corporativa

 

Sin embargo, antes de seguir avanzando en el tratamiento de este concepto, debemos hacer un alto en el camino para mencionar las dos clases de economías de escala que se pueden identificar en función de su origen y destino:

a. Economía de escala interna:

Son las que se proyectan hacia el interior de las compañías. Es decir, su único objetivo es la ampliación del capital empresarial o la adopción de herramientas o de técnicas de producción nuevas. Física y logísticamente, la empresa sigue siendo la misma pese al aumento de beneficios.

b. Economía de escala externa:

En cambio, las economías de escala externas son aquellas que se proyectan a toda la industria o que cubren un espectro comercial determinado. Los ejemplos más cercanos los tenemos en compañías como Google o Youtube, que optaron por planes de crecimiento que abarcaron todo el sector de las comunicaciones digitales e Internet. En este caso, como es obvio, la expansión de las empresas sí va acompañada de nuevas sedes físicas, locales, oficinas, etc.

 

Costes. Diferencias e implicaciones

La microeconomía, que es la rama de la economía que acuñó el término de economía de escala, ha clasificado los gastos de una empresa en tres categorías:

  • Fijos: aquellos que no se modifican en ninguno de los niveles de producción, como por ejemplo el generado por el alquiler de un almacén.
  • Semifijos: los que se comportan escalonadamente.
  • Variables: aquellos que representan diferente gasto en distintos momentos de la producción, como los de las materias primas de un producto.

Esta distinción viene bien para entender otros aspectos del concepto, por ejemplo su aplicación, sus ventajas y efectos y algunas consideraciones:

  • La economía de escala se centra en el aumento de costes de producción para el aumento de beneficios. Si una empresa produce más jerséis, está claro que su objetivo es el aumento de venta de esos jerséis.
  • Este modelo de crecimiento favorece sobre todo a las empresas que pertenecen a sectores con altos costos fijos. La mejor manera de paliar su impacto es con el aumento de la producción, de modo que los costos fijos se diluyen en las nuevas unidades del producto puestas en circulación.
  • No obstante, los beneficios de la economía de escala son menores mientras más aumente la producción. Incluso, pasado un tiempo, casi ni se notan.
  • Además, cuando se trata de empresas que en su plan de crecimiento incluyen un aumento de sedes o la compra de maquinaria de alta tecnología, los beneficios que se han obtenido al inicio del proceso empiezan a cubrir los costes derivados del aumento del tamaño de la empresa.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario