Compara las tendencias en la gestión de equipos de trabajo y elige la tuya

gestion de equipos de trabajo

¿Cuál es el mejor estilo de gestión? Esta es la pregunta más difícil que le puedes hacer a un manager. Su respuesta será: depende. Del contexto, de la organización en la que te encuentres, del propio equipo, de ti mismo como líder… Aprender a gestionar equipos es una de las razones de peso que deciden a muchos profesionales de éxito a realizar un MBA.

Por otro lado, antes de decidirte por un estilo de gestión en concreto, ten en cuenta lo siguiente:

Qué debes tener en cuenta en la gestión de equipos de trabajo

1. Cada persona es diferente, tiene distintas motivaciones y distintas maneras de entender el trabajo. Mientras que unos necesitan instrucciones precisas para comprender la tarea que deben realizar y el objetivo al que deben llegar, otros se molestan si la supervisión es excesiva, porque les resta autonomía y creatividad y vuelve su trabajo más automático y menos satisfactorio. Mientras unos solo necesitan conocer el QUÉ, a otros les hace falta el QUÉ y el CÓMO.

 Clasifica a las personas de tu equipo teniendo estas dos variantes en cuenta. Te ayudará a dar mejores instrucciones. 

2. Cuando las personas forman parte de un equipo, se establecen dinámicas de grupo entre ellas que pueden resultar positivas o negativas para el grupo en conjunto. Investigadores en Psicología Social, la disciplina que estudia estos comportamientos grupales, han demostrado en numerosas ocasiones cómo personas habitualmente espontáneas se inhiben cuando están en presencia de otras y viceversa.

 Observa los comportamientos de tu equipo para detectar qué dinámicas se están produciendo. Te ayudará a fomentar las positivas y evitar las negativas. 

3. Todo equipo necesita un líder al que seguir. Ese líder eres tú. Las personas no siguen a un líder por cuestiones altruistas, sino porque creen que hacerlo significa el bien no solo para el equipo en su conjunto sino para sí mismos como individuos. Tú lo sabes, y por eso debes dedicar parte de tus esfuerzos en la gestión de tus equipos a transmitir cuál es ese bien común que perseguís como equipo y cuál es el beneficio individual que obtendrá cada uno si lo conseguís.

 Comunícate con tu equipo, transmíteles la información que necesitan para conseguir el objetivo y cuál es el beneficio que obtendrán de él como personas. Te ayudará a mejorar su desempeño.


TEXT - MOFU - Emprendedor MBA


 Gestión de equipos y liderazgo

Diferentes estilos de liderazgo implican diferentes formas de gestionar un equipo. Conoce las ventajas y los inconvenientes de cada una para que puedas utilizarlas en los momentos más apropiados:

1. Estilo autocrático: como jefe impones las normas sin pedir la opinión de tu equipo.

    • Ventajas: el control sobre el equipo es mayor, la posibilidad de desviaciones menor.
    • Inconvenientes: el ambiente suele ser tenso, existe riesgo de desmotivación.

Utilízalo cuando el grado de madurez de tu equipo sea bajo o en momentos puntuales de mucha presión, por ejemplo al cierre de un proyecto.

2. Estilo paternalista: como jefe eres protector con tus equipos y te interesas por sus problemas, al tiempo que sigues ejerciendo la máxima autoridad.

    • Ventajas: además de tener el control total sobre las acciones del equipo, eliminas tensiones porque tus colaboradores se sienten protegidos.
    • Inconvenientes: mayor dificultad en el desarrollo profesional de las personas que forman tu equipo.

Utilízalo cuando tus equipos sean poco disciplinados o hayas detectado tensiones entre sus miembros.

3. Estilo democrático: como jefe mantienes un balance adecuado entre tu autoridad y la autonomía de tus colaboradores, que intervienen en las decisiones.

    • Ventajas: la capacidad de desarrollo del equipo es mayor, se crean dinámicas positivas y el ambiente es agradable.
    • Inconvenientes: existe el riesgo de generar ineficiencias.

Utilízalo cuando tus colaboradores tengan un alto grado de madurez y la presión sobre el trabajo sea baja, por ejemplo al inicio de un proyecto.

4. Estilo libre: como jefe dejas a cada colaborador que tome sus propias decisiones con total libertad, das pocas instrucciones y confías en la autonomía de tu equipo.

    • Ventajas: el equipo se autogestiona, con lo que la aparición de dinámicas es totalmente espontánea. Permite que surjan situaciones que creatividad de otra manera estarían coartadas, aunque del mismo modo pueden provocarse efectos negativos en el grupo.
    • Inconvenientes: riesgo de desorientación en el equipo y desvío del objetivo final.

Utilízalo cuando necesites fomentar la creatividad en tu equipo y el proceso sea más importante que el objetivo final.

Que tus equipos sean exitosos depende de tu estilo de gestión

Gran parte de la responsabilidad de los resultados de tu equipo depende de tu estilo de gestión. Es verdad, ellos hacen el trabajo, pero tú eres quien les guía hacia el objetivo.

Para asegurar el éxito, utiliza una mezcla de los distintos estilos para adaptarte a la más adecuada en cada momento. Impón tu opinión cuando lo consideres necesario, pero deja autonomía y cotas de decisión a tus colaboradores para que se sientan responsables de su propio trabajo.

Y lo más importante; comunica los objetivos, así todo el equipo permanecerá alineado hacia la misma meta.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Habilidades Emprendedor

Tags:

Añadir comentario