¿Quieres convertirte en formador ocupacional?

Cada vez hay más personas que quieren dedicar su carrera profesional a enseñar a los demás una profesión. Por eso, el papel del formador ocupacional está cobrando una gran importancia y el número de formadores va en aumento. Si tienes claro que ésta es tu vocación o quieres darle un giro a tu trayectoria profesional y comenzar a andar este camino, te damos una pequeña orientación para convertirte en formador ocupacional.

¿Qué perfil tiene un formador ocupacional?

El formador de Certificados de Profesionalidad o formador ocupacional tiene un doble perfil profesional. Por un lado es un experto en la materia que imparte y, por otro, ha de contar con la competencia docente necesaria para poder llevar a cabo las acciones formativas.

Así, para poder impartir la formación correspondiente a cada uno de los módulos formativos de los certificados de profesionalidad, los formadores deberán reunir:

  • Como Experto:  los requisitos específicos que se incluyan en el módulo formativo. Estos requisitos deben garantizar el dominio de los conocimientos y las técnicas relacionadas con la unidad de competencia a la que está asociado el módulo y se verificarán mediante la correspondiente acreditación y/o experiencia profesional en el campo de las competencias relacionadas con el módulo formativo.
  • Como Docente: acreditar poseer la competencia docente. Para acreditar la competencia docente requerida, el formador o persona experta deberá estar en posesión del certificado de profesionalidad de formador ocupacional o del certificado de profesionalidad de docencia de la formación profesional para el empleo.


eae mba executive

¿Qué títulos necesito poseer para ser formador ocupacional?

No obstante, las personas que cumplen estos requisitos no están obligados a tener alguno de estos  dos certificados de profesionalidad que acreditan la competencia docente:

  • Quienes estén en posesión de las titulaciones universitarias oficiales de licenciado en PedagogíaPsicopedagogía o de Maestro en cualquiera de sus especialidades, de un título universitario de graduado en el ámbito de la Psicología o de la Pedagogía, o de un título universitario oficial de posgrado en los citados ámbitos.
  • Quienes posean una titulación universitaria oficial distinta de las indicadas en el apartado anterior y además se encuentren en posesión del Certificado de Aptitud Pedagógica o de los títulos profesionales de Especialización Didáctica y el Certificado de Cualificación Pedagógica. 

También están exentos, todos aquellos que acrediten que tienen el Máster Universitario habilitante para el ejercicio de las Profesiones reguladas de Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Escuelas Oficiales de Idiomas y quienes acrediten la superación de un curso de formación equivalente a la formación pedagógica y didáctica exigida para aquellas personas que, estando en posesión de una titulación declarada equivalente a efectos de docencia, no pueden realizar los estudios de máster.

Además, si no se cuenta con ninguno de estos requisitos, pero se acredita que se tiene una experiencia docente contrastada de al menos 600 horas en los últimos diez años en formación profesional para el empleo o del sistema educativo, también se puede ejercer como formador profesional. Si se imparte formación online o a distancia, también se deberá demostrar que se tiene una formación de al menos 30 horas o experiencia en esta modalidad y en la utilización de las tecnologías de la información y comunicación.

 

Post relacionados:


eae mba executive

Tags:

1 Comentario

  1. Javier Sánchez
    27 marzo, 2015

    Sinceramente,
    me ha dejado sorprendido el artículo.

    En este país seguimos con un completo afán por la “titulitis”. O sea otra forma de mantener a la gente haciendo cursos y más cursos, de dudosa utilidad en algunos casos.

    Está claro que no todo el mundo tiene la capacidad de ser un buen formador, pero esto es así, tanto si uno tiene un máster en pedagogía como si no lo tiene.

    Creo que no es más que otra manera de generar barreras de entrada, a un sector que como hemos vivido recientemente está saturado de “corruptelas”.

    Javier Sánchez
    http://www.visiondirectiva.com

Añadir comentario