La entrevista de trabajo, el momento decisivo

Llega la primera llamada de una empresa a la que has enviado tu currículum. ¡Tienes una entrevista!

Es un momento decisivo, no permitas que cunda el pánico. En menos de quince minutos has de demostrar que eres el candidato idóneo para ese puesto de trabajo. No puedes dejar al azar esta oportunidad. Si quieres tener éxito en la entrevista deberás prepararla a conciencia.

Conocer la empresa

Busca información sobre la empresa y selecciona aquellos datos que puedan serte útiles en la entrevista. Una pregunta habitual en el proceso de selección es por qué deseas trabajar para una compañía en concreto. Si no has estudiado la empresa tu respuesta será imprecisa. En cambio, si te has molestado en recabar información, será la mejor prueba de tu interés dispondrás de buenos argumentos por los que deseas trabajar con ellos. Resalta el posicionamiento de la empresa en el mercado, su reputación, sus logros y los valores que más coinciden con tu propia personalidad.

Preparar las respuestas

Aunque cada entrevista de trabajo es diferente, existen algunas preguntas estándar:

  • Cualidades positivas y negativas. Piensa en ambas y cuando las estés exponiendo intenta presentar las cualidades negativas con algún aspecto positivo. Puede que seas algo testarudo, que es un defecto, sin embargo la tenacidad es una virtud.
  • Trayectoria laboral. No te limites a mencionar las empresas, aprovecha para hablar de tus logros, de tus éxitos.
  • Qué es lo que más te gusta de tu trabajo y lo que menos. Medita bien esta pregunta y ten cuidado con tus respuestas. Busca razones que justifiquen tu respuesta.  A través de estas preguntas se puede obtener mucha información sobre ti.
  • Por qué quieres dejar tu actual puesto. En este caso, no se trata de mentir, sino de presentar respuestas que no te pongan en evidencia. Habla siempre en positivo y evita criticar, menospreciar o insultar a tus superiores o compañeros. Enfócalo hacia tu evolución profesional y tu búsqueda de nuevos retos.

TEXT - TOFU - Cambiar de trabajo

El día de la entrevista

El día de la entrevista, sé puntual. Llegar antes está bien, pero no demasiado. Entre cinco y diez minutos antes es lo adecuado.

Acude preparado para todo. Puede que tu entrevista no sea personal y te lleves la sorpresa de realizar una entrevista en grupo porque no te lo hayan mencionado. Has de destacar pero sin llamar demasiado la atención.

Cuida tu aspecto. En función del puesto al que optes debes vestir más formal o presentarte algo más informal. Recuerda que una imagen vale más que mil palabras y, en este caso, contribuirá de forma esencial a la primera impresión que causes.  Vístete para triunfar, pues te ayudará a superar el momento con mayor confianza en ti mismo. Esto se aplica también a tu comportamiento; sé tú mismo. Pese a los nervios que puedas tener, intenta ser lo más natural posible, establecer una conversación, un diálogo con tu seleccionador. Has de gustarles tal como eres.

No te quedes con dudas. Al finalizar la entrevista, si hay algo que no te ha quedado claro, pregúntale a tu entrevistador y no te olvides de dar las gracias por la oportunidad dada.

Cuando salgas de la entrevista, analízala. Repasa los gestos, las preguntas y tus respuestas. Anota si alguna pregunta te ha sorprendido o no has sabido qué responder. Señala si en alguna cuestión has contestado algo indebido. De esta forma, en las futuras entrevistas estarás mejor preparado.

 

Fuente imagen: Flickr /Alan Cleaver




POST - TOFU - Cambiar de trabajo



Tags:

Añadir comentario