¿Qué es el ratio PER y para qué sirve?

¿Cómo se calcula el ratio PER?

El ratio PER es el cálculo más utilizado en la valoración relativa de acciones. También denominado P/E ratio, Price-to-Earnings ratio y ratio Precio-Beneficio es de uso común a la hora de valorar la conveniencia de una operación bursátil. Sin embargo, es fundamental tomar ciertas precauciones durante su utilización para evitar caer en trampas de valor que derivan en importantes pérdidas de dinero. Por ello, es imprescindible conocer su cálculo, su significado, su aplicación práctica y las ventajas e inconvenientes que conlleva su uso en el análisis.

Si quieres aprender todo lo esencial sobre las finanzas, descarga el ebook: Los conceptos más importantes de las finanzas que todo manager debe conocer

 

Cómo calcular el ratio PER

El cálculo del ratio PER es tan sencillo como realizar una simple división. Para hallarlo tan sólo es necesario dividir la capitalización bursátil de una compañía entre su beneficio neto. Es decir: ratio PER=Capitalización bursátil / Beneficio Neto.

La fórmula de cálculo del ratio PER es tan simple que también se puede hallar de manera más sencilla aún si en lugar de utilizar los datos globales de capitalización y beneficio, lo calculamos desde el precio unitario de las acciones. Recordemos: La capitalización bursátil es el resultado de multiplicar el precio de una acción por el número de acciones. Y el beneficio neto es igual al beneficio neto de una acción multiplicado por el número de acciones. De este modo, podemos calcular el ratio PER dividiendo el precio por acción entre el beneficio neto por acción. La fórmula queda de la siguiente manera: ratio PER=Precio por acción / Beneficio Neto por acción.

Ahora que ya sabemos cómo calcular el P/E ratio, aunque normalmente suele estar calculado en la gran mayoría de webs sobre bolsa, vamos a aprender a interpretarlo. ¿Qué significa? El ratio PER expresa el número de años de beneficios que necesita una compañía para recuperar la inversión empleada en la compra de sus acciones si el beneficio por acción fuese constante.

 

Ejemplo de interpretación del ratio PER

Pongamos por caso que necesitamos valorar una compañía A de la que sus acciones cotizan a 50 euros por acción, mientras que su beneficio neto por acción es de 10 euros.

Ratio PER de la compañía A= 50/10

 El resultado de su PER es de 5. Por tanto, si la compañía A mantuviese el beneficio neto constante a 10 euros por acción, necesitaría 5 años para producir los beneficios necesarios para cubrir la cantidad de dinero que ha invertido en la compra de sus acciones.

Al tratarse de un dato relativo debemos utilizarlo de manera comparativa. De hecho, todos los ratios bursátiles deben ser utilizados de esta forma. La siguiente pregunta es ¿con qué comparar el ratio PER? Con el PER medio histórico del mercado, con el PER medio del mercado, con el PER medio de su sector y con el PER medio histórico de la acción.

Su cálculo es sencillo y su interpretación y comparación también es muy simple. A continuación vamos a enumerar algunas de las ventajas e inconvenientes del ratio PER:

Entre las ventajas destaca el hecho de que sirve para relacionar dos datos imprescindibles para valorar una compañía y su cálculo simple. En cuanto a los inconvenientes, en primer lugar, puede llevar a engaño. Sobre todo en el caso de empresas cíclicas. Por otra parte, el beneficio neto puede estar manipulado. Y, por último, recordar que el ratio PER no sirve para predecir el futuro. Por lo tanto, antes de tomar decisiones de compra es importante combinar el análisis financiero con el análisis competitivo y actuar en consecuencia.

 

Post relacionados:

 

finanzas-manager

Tags:

Añadir comentario