Carlos María Moreno Pérez
Profesor de la Universitat Ramon Llull

Los líderes tienen nombre y apellidos, sí, pero,
¿hay elementos comunes en las personas que lideran? Los hay, y se escriben con “e”.

Hace un tiempo, durante una conversación con un buen amigo, interesado también en temas relacionados con el liderazgo, me decía: “Carlos, el liderazgo tiene que ser sin apellidos”. Aquella afirmación me dio que pensar. Mi amigo entendía que había que quitarle todos los calificativos –“apellidos”– al liderazgo, sobre todo, ante la auténtica avalancha de caracterizaciones de liderazgos que se pueden encontrar en la literatura sobre el tema. Su argumentación tenía razón de ser.

Solo hace falta introducir el término liderazgo en cualquier buscador para que nos inunden cientos de páginas referidas a él. Como  han dicho Bennis y Nanus: “Nunca se ha escrito tanto para decir tan poco”. El liderazgo –es cierto– es un tema que no se agota nunca.

Una de las razones por la cuales se ha escrito, analizado y discutido tanto sobre el liderazgo es porque, en su
trasfondo, siempre hay una persona. Esta idea tan sencilla, a veces, se tiende a olvidar. Cuando se piensa en el liderazgo, casi automáticamente vienen a la cabeza una serie de nombres y apellidos que ocupan máximas responsabilidades tanto en el ámbito empresarial como en el político o social. Últimamente, también en el deportivo.

Existe un acervo común entre las personas que lideran? Cuáles son los rasgos del liderazgo?

Responde a estas preguntas descargando este excelente artículo de publicado en Harvard Deusto Business Review.


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)