Las 6 claves para una gestión óptima del rendimiento

La crisis económica ha provocado que las empresas luchen por ser cada día más eficaces y productivas, con el fin de conseguir una gran ventaja frente a sus competidores. Para conseguir ser más productivas y rentables, deben jugar todas sus cartas y sacar el máximo rendimiento a sus recursos tecnológicos e infraestructuras. Aquí te explicamos las 6 claves para conseguirlo.

Si quieres saber cuales son los nuevos desafíos de mercados y como afrontarlos, descarga el ebook: Los 5 desafíos que no dejan dormir a los CEOs actuales

El mejor valor: los trabajadores

Como hemos comentado, las empresas tienen como objetivo prioritario sacar el máximo rendimiento a sus recursos tecnológicos y a sus infraestructuras. Para ello han de gestionar adecuadamente los procesos productivos, aplicar métodos  mejora continua, modernizarse, innovar y crear valor añadido.

No obstante, todo lo anteriormente expuesto no es posible si la organización no cuida, motiva y extrae lo mejor de su valor más preciado: sus trabajadores. La base de cualquier organización, ya sea un pequeño negocio o una gran multinacional, son los empleados que la hacen posible, con independencia de la categoría que tengan, la función que les haya sido encomendada y la jerarquía que ostenten dentro del organigrama empresarial. Todos son igual de importantes porque forman el engranaje que hace avanzar la empresa.


eae mba executive

Las claves para una gestión óptima del rendimiento

Para lograr el máximo rendimiento laboral de los empleados y conseguir que den lo mejor de sí en su puesto de trabajo hay que tener en cuenta las siguientes claves:

Comunicación estratégica: una buena comunicación, tanto interna como externa, es un elemento totalmente indispensable para que la empresa alcance unos óptimos estándares de calidad y sea más productiva. La falta de transmisión efectiva de información entre departamentos y empleados, trae consigo no sólo que se cometan más errores, sino que estos se perpetúen y la resolución de los problemas no llegue nunca o lo haga a destiempo.

Para conseguir una óptima comunicación es preciso definir una estrategia e implementar diversos planes de actuación con acciones concretas encaminadas a:

  • Mejorar el clima laboral.
  • Coordinar adecuadamente el trabajo interno de la empresa. Todo empleado debe conocer perfectamente cuáles son sus funciones o tareas específicas y los procedimientos a seguir.
  • Definir y comunicar claramente los objetivos de la empresa e involucrar a todo los trabajadores.
  • Mejorar la imagen de la empresa a nivel externo,
  • Generar buena reputación a través de una excelente atención al cliente.

Motivación: un conjunto de empleados satisfechos en su lugar de trabajo, que se sientan valorados y reconocidos es, sin lugar a dudas, la mejor garantía para asegurar el óptimo funcionamiento de la empresa y la consecución de los objetivos planteados. Algunos caminos para mejorar la satisfacción de los trabajadores son:

  • Programas de conciliación entre la vida familiar y personal con jornadas intensivas, reducciones de jornadas o flexibilidad horaria.
  • Organización de viajes, actividades de ocio y otros eventos corporativos para mejorar el clima laboral y favorecer los lazos de fidelización e identificación con la empresa.
  • Facilitar la desconexión. Organizar unos horarios más racionales o cómodos y estipular un tiempo de descanso donde los empleados puedan esparcirse, conversar tranquilamente mientras se toman un refresco, un agua fresca o un café y hasta jugar un rato al ping pong o darse un masaje, son experiencias que ya han sido ejecutadas con éxito por algunas compañías.

Trabajo por objetivos: es una buena técnica para motivar a los empleados, pues su consecución hará que se sientan satisfechos. Deben ser objetivos viables, medibles y que planteen un desafío. Cuanto mejor entiendan nuestros trabajadores qué es lo que se espera de ellos, mejor desempeñarán sus labores. Aunque también es necesario que sepan lo que pueden esperar a cambio de la organización.

Formación: el desarrollo profesional constante de los trabajadores hará que se sientan motivados. Fomentar los cursos de formación en la empresa, o fuera de ella, es beneficioso tanto para el empleador como para el empleado que:

  • Se sentirá orgulloso de los logros conseguidos.
  • Mejorará su autoestima.
  • Aumentará su nivel de satisfacción laboral.
  • Podrá incluso optar a una promoción.

Participación: hacer partícipe al empleado en la toma de decisiones conseguirá que éste haga suyo el producto final.

Reconocimiento: de entre todas las recomendaciones, la más importante para promover un buen desempeño laboral, es el reconocimiento del trabajo por parte del superior. Al reconocer que se está haciendo un buen trabajo o mostrar satisfacción por lo logrado, el empleado se siente valorado, útil y ve su autoestima reforzada.

 

Post relacionados:


eae mba executive

Tags:

2 Comentarios

  1. Rafa
    19 noviembre, 2015

    Facilitar a los trabajadores que puedan conciliar sus vidas con el trabajo puede ser una gran medida para el rendimiento laboral positivo.He encontrado este otro artículo sobre el rendimiento laboral y su historia en España. Si te interesa haz click aquí.

  2. José Leoncio
    30 enero, 2016

    El suscrito tiene vivo interés acerca de óptimo rendimiento y presiones personales.De manera que la información a la que tendré acceso me parece importante. Muchas gracias.

Añadir comentario