Las 11 claves de la inteligencia emocional

En la actualidad, ya no basta con ser el mejor en tu trabajo. Ahora, las empresas buscan a la persona con mayores habilidades y aptitudes sociales y relacionales. En definitiva se busca a un profesional que tenga una gran inteligencia emocional. ¿La tienes tú? Si quieres saberlo, aquí te dejamos las XX claves básicas de la inteligencia emocional.


TEXT - TOFU - Hoja de Ruta


¿Tienes inteligencia emocional?

El gurú de la inteligencia emocional del siglo XX es Daniel Goleman. Gracias a su libro Inteligencia Emocional, que se convirtió en un superventas, consiguió popularizar y dar a conocer este término a la gran mayoría de personas, además de introducirlo en el terreno laboral. En su obra, Goleman apuntó que muchas veces es mucho más importante saber manejar la inteligencia emocional que tener un coeficiente intelectual elevado.

De la misma forma, este psicólogo estadounidense estableció 11 puntos para saber si una persona cuenta con inteligencia emocional o no:

  • Te genera interés la gente que no conoces: en una reunión social donde no conoces a nadie, ¿eres de los que se acerca a hablar con la gente? ¿te muestras interesado por las otras personas de tu alrededor? Quiénes son empáticos con los sentimientos de las otras personas suelen interesarse genuinamente por aprender de los demás. Las personas que tienen un carácter curioso tienen más facilidad para ser empáticos.
  • Conoces tus fortalezas y debilidades: una persona que tiene inteligencia emocional dedica parte de su tiempo a conocerse y aceptarse. Es muy importante saber cuáles son tus debilidades y fortalezas para que seas consciente de quién eres y qué debes mejorar.
  • Prestas atención en lo que te dice el otro: Si te distraes fácilmente de la conversación cuando estás con alguien o no puedes resistirte a mirar el móvil, necesitas mejorar este aspecto. Ser capaz de concentrarse en el otro es uno de los secretos de la inteligencia emocional. Las relaciones sólidas se construyen en base a que el otro sienta que estás presente cuando está contigo.
  • Sabes porqué te enfadas: una persona con inteligencia emocional no ignora ni menosprecia los sentimientos de ira, pena o alegría. Los reconoce y sabe qué efecto tienen sobre él. Por ejemplo, la ira: debes saber mirarla desde lejos para que se adueñe de tus acciones y cometas acciones de las que luego puedas arrepentirte.
  • Te llevas bien con la mayoría de la gente: Si tienes relaciones efectivas y satisfactorias es un signo de inteligencia emocional.
  • Te preocupas por ser buena persona: la identidad moral también es un aspecto de la inteligencia emocional, muy relacionada con el trato y el cuidado que tenemos hacia las otras personas.
  • Ayudas a los demás: te preocupas por saludar a tus compañeros o preguntarles cómo están. Te tomas el tiempo necesario para cuidar tus relaciones con los demás y salir de ti mismo para preocuparte por las personas de tu entorno.
  • Conoces las expresiones faciales de las personas: es una gran virtud saber entender los sentimientos de la otra persona aunque no los exprese.
  • Si te tropiezas, te levantas rápido: es muy importante saber lidiar con los fracasos y los tropiezos que te vas a encontrar a lo largo de tu vida. El buen manejo de estas emociones te ayudará a salir adelante con éxito y sin perder el control.
  • Confías en tu instinto: sigues tus intuiciones porque confías en ti mismo y en tus emociones.
  • Sabes decir no: la capacidad de autorregulación es otro elemento de la inteligencia emocional. Esto significa saber disciplinarse solo. Si te han dicho muchas veces que no, sabrás manejar bien el estrés y los impulsos, ya que sabes de primera mano qué significa el rechazo y la frustración.

Goleman constató en sus estudios que la mayoría de líderes a los que entrevistó que destacaban por encima del resto, era gracias a su inteligencia emocional.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Hoja e Ruta Director General

Tags:

Añadir comentario