La innovación como respuesta a la gestión de riesgos estratégicos

La gestión de riesgos es una disciplina que cada vez tiene más peso en las empresas. De hecho, casi todas las organizaciones la tienen en cuenta en todas sus áreas: finanzas, informática, recursos humanos, marketing, comunicación interna, etc. Para hacerles frente, una herramienta clave: la innovación.

Si te gustaría conocer las nuevas estrategias de innovación empresarial, descarga el ebook: La innovación estratégica: El arma secreta de los CEOs más relevantes del mundo

¿Qué es la gestión de riesgos estratégicos?

A través de la gestión de riesgos estratégicos se pueden identificar, controlar y eliminar las fuentes que provocan estos riesgos antes de que empiecen a afectar al cumplimiento de los objetivos del proyecto. El riesgo siempre implica:

  • Incertidumbre: el acontecimiento que caracteriza al riesgo puede o no puede ocurrir.
  • Pérdida potencial: si el riesgo se convierte en una realidad, ocurrirán consecuencias no deseadas o pérdidas.

Para cuantificar el nivel de incertidumbre y el grado de pérdidas asociado con cada riesgo se analizan diferentes categorías de riesgos:

  • Riesgos del proyecto: afectan a la planificación temporal, al coste y calidad del proyecto. Sirven para identificar problemas potenciales de presupuesto, calendario, personal, recursos, cliente, etc.
  • Riesgos técnicos: amenazan la calidad y la planificación temporal del software (producto) que hay que producir. Con ellos se identifican posibles problemas de incertidumbre técnica, , diseño, implementación, obsolescencia técnica o tecnología puntera, interfaz, verificación y mantenimiento, etc.

 

 

Cinco ejemplos de riesgos estratégicos y respuestas innovadoras

Una vez planteado el concepto de “gestión de riesgos estratégicos”, te ponemos cinco ejemplos muy claros de cómo la innovación puede responder a los cambios a los que se enfrentan las organizaciones:

  • Cambio tecnológico inesperado: estos cambios e se producen relativamente rápido y provoca que las tecnologías internas de las empresas enseguida se conviertan en obsoletas. ¿Cómo respondemos? Manteniendo una constante vigilancia y disponiendo de alternativas. Es conveniente colaborar estrechamente con los propios proveedores de la tecnología, participando en proyectos conjuntos.
  • Estancamiento prolongado del mercado (incluso caída): .son cambios que, aún cuando se pueden ver venir, no dejan de cogernos por sorpresa o con escasa capacidad de maniobra. La respuesta innovadora llegar estando en permanente contacto con los clientes para generar innovaciones bajo demanda, asociadas a las nuevas percepciones o necesidades nacientes. Además, también se consigue diseñando conjuntamente y estableciendo proyectos conjuntos con clientes y grandes consumidores.
  • Nuevo competidor agresivo y de mucho nivel: este riesgo es constante, incluso cuando no nos percatamos de ello. En ocasiones, cuando nos damos cuenta, ya puede ser tarde. Se afronta disponiendo de un sistema de Vigilancia Competitiva y teniendo un plan B de Modelo de Negocio También se puede poner en marcha una nueva línea del mismo producto, con un plan de mejora de procesos que permita ser competitivos.
  • Cambios en las prioridades del cliente: es un riesgo que puede estar asociado a otros anteriores (cambios tecnológicos o estancamiento provocado por la crisis) pero que amenaza la estrategia global de la empresa. Se previene actuando en los anteriores tres riesgos de forma simultánea.
  • Fracaso en un nuevo lanzamiento: en ocasiones y para mantenernos en el mercado o superar un riesgo de los anteriores, realizamos un nuevo proyecto que implica el lanzamiento de un nuevo producto/servicio a modo de salvavidas. Para que sea un éxito, es conveniente  disponer de varios proyectos siempre en marcha y que se solapen en el tiempo.

La innovación debe ser la base de la Gestión de los Riesgos ya que, de lo contrario, se superpondrán nuevos riesgos al no cambiar el horizonte de mira que supone la innovación. Como cualquier otro proyecto de innovación habrá que Identificar los riesgos, cuantificarlos, disponer de un Plan de Acción y tomar las decisiones.

 

Post relacionados:

 

Tags:

1 Comentario

  1. Genaro Del Carpio Suares
    16 mayo, 2016

    Hola
    La gestión de riesgos como mencionan es muy importante en las empresas; sin embargo, de acuerdo a la literatura actualmente vigente sobre el tema, inducen a pensar a los lectores que esta gestión de riesgos es complicada y muy burocrática. Luego de algunos esfuerzos personales sobre el tema he desarrollado un sistema que lo han entendido desde un funcionario calificado hasta un obrero con nula experencia sobre el tema, lo apliqué en una empresa del sector eléctrico de generación térmica con muy buenos resultados. Ojalá me pudieran permitir explicarlo en un foro tan importante como Harvard Deusto. Muchas gracias

Añadir comentario