Innovación estratégica aplicada al marketing

En otros post os hemos hablado de la innovación estratégica aplicada a los procesos productivos, pero la innovación también está presente en otros muchos aspectos de las organizaciones, como por ejemplo el departamento de marketing. Hoy en día, toda empresa, pequeña, mediana o grande, tiene en cuenta el marketing para construir su imagen de marca. Así que, ¿por qué no introducir la innovación para conseguir diferenciarnos de la competencia?

¿Por qué debo innovar?

La definición de innovación dice que es un “proceso de creación y desarrollo de valor a través de nuevos conceptos que permiten satisfacer de forma más efectiva las necesidades de los consumidores y a su vez diferenciarse de la competencia”.

Así, innovar permite a la empresa buscar nuevas oportunidades para crear valor y mejorar la rentabilidad del negocio y las demandas de los clientes. Para poder trabajar e incorporar la innovación en cualquier estrategia empresarial, es necesario investigar constantemente el mercado e identificar nuevos modelos de gestión y de negocio. El objetivo no es otro que poder desarrollar y ofrecer a los clientes nuevos productos, servicios o procesos.

La finalidad de la innovación, como ya hemos dicho, es crear valor para los clientes o consumidores. Por eso, debe tenerse en cuenta la relación entre aquello que el cliente recibe, es decir, los beneficios; y lo que da (lo que cuesta adquirir ese producto o servicio). La innovación también sirve para comprender mejor a los clientes, aplicar mejor la tecnología e identificar las nuevas demandas.

¿Por qué debo innovar en marketing?

Como también hemos comentado, la innovación estratégica en cualquier empresa es fundamental para generar una ventaja competitiva. Cuando la aplicamos a los procesos o estrategias de marketing, hay que tener en cuenta que reforzará el desarrollo de productos y mercados estratégicos. Para que la innovación en marketing funcione hay que determinar la segmentación y el posicionamiento; así como implementar estrategias de marketing mix, de producción o financieras, entre otras cosas.

Por descontado, para desarrollar la innovación estratégica en marketing hay que conocer a la perfección el negocio y la industria en que se mueve la empresa; la competencia; los proveedores, los productos sustitutos; la aparición de nuevos competidores; las demandas que no están siendo atendidas y qué aspectos pueden tratarse mejor.

La innovación implica dos aspectos:

  • Creativo: se dedica a la búsqueda de nuevas ideas.
  • Ejecución: transforma la idea en nuevos productos o servicios que satisfagan a los clientes.

Cuando la innovación se une al marketing, conseguirá introducir las nuevas ideas y los nuevos productos a través del diseño, la comercialización o la difusión. El objetivo es hacerlas llegar tanto a sus clientes como al resto de consumidores potenciales.

En cualquier caso, a la hora de elaborar el plan estratégico de negocios, hay que unir marketing e innovación, ya son los elementos básicos que serán los que crearán valor para los consumidores y generarán ventajas competitivas que harán que la empresa se mantenga en primera línea.

Post relacionados:


POST - BOFU - Executive MBA

Tags:

1 Comentario

  1. nils
    30 agosto, 2016

    podria recomendarme libros sobre innovacion estrategica

Añadir comentario