Mejora la gestión de Recursos Humanos de tu empresa

Hasta hace relativamente poco, los altos cargos de muchas empresas creían que el éxito de una organización dependía exclusivamente de la gestión de los recursos financieros, físicos y corporativos. Se trataba de métodos de administración basados en modelos demasiado jerarquizados y que daban prioridad a los beneficios.

Sin embargo, en los últimos años se ha hecho evidente la necesidad de insistir en unos modelos empresariales más preocupados por el capital humano de las organizaciones. Es decir, por quienes hacen parte de ellas.

Los departamentos de Recursos Humanos son los encargados de fijar las condiciones en las que opera el personal de una organización: selección, contratación, coordinación, formación y gestión del talento son, entre otras, algunas de sus funciones. El objetivo es garantizar la buena marcha del mapa empresarial en todos sus niveles.

Pero no es una tarea fácil. De hecho, existen numerosos ejemplos de cómo los líderes del departamento de Recursos Humanos chocan con realidades complejas y no logran ejecutar los planes propuestos para esta área.

Si quieres empezar a aplicar el liderazgo transformacional, te enseñamos cómo en nuestra guía: ¿Qué es el liderazgo transformacional y cómo desarrollarlo dentro de tu empresa?

 

Las estrategias para optimizar estos departamentos pasan, desde luego, por conocer las necesidades de cada compañía: personal, recursos, procesos internos y las expectativas de clientes o beneficiarios del producto o servicio. Veamos algunas acciones que pueden ayudar a optimizar la gestión de Recursos Humanos en una empresa:

       1. Evaluación del clima laboral:

Esta técnica permite evaluar el grado de satisfacción de los miembros de una compañía y su nivel de compromiso con la misma. Muchas empresas fracasan porque el vínculo entre organización-empleado no está del todo consolidado. Este diagnóstico debe ir de la mano de un plan de mejora que, por lo general, apunta en tres direcciones:

a) Eliminar la conflictividad laboral.

b) Analizar insatisfacciones en la contratación.

c) Mejorar la comunicación.

 2. Sistemas de incentivos:

Los incentivos son todos aquellos estímulos o recompensas que ayudan a sacar lo mejor de cada uno de los miembros de una organización. La regla es simple: si un trabajo está bien reconocido, los empleados lo realizarán con mayor compromiso. Todo incentivo debe ser establecido de forma objetiva, clara y concisa. Por lo general, suelen ser de dos tipos: sobre competencias generales o sobre objetivos individuales.

 3. Competencias y conocimientos:

En otros casos, el principal problema de las empresas es que quienes están al frente de sus funciones no cumplen con los perfiles adecuados. Esto es típico de cuando el interés particular no coincide con el interés corporativo. Una manera de optimizar la gestión de una empresa puede empezar por ahí: revisar las competencias de cada empleado y determinar de qué manera pueden aportar todo su valor. A esta estrategia también le corresponde la gestión del talento y de la capacitación.

 4. Mentoring

Algunas empresas suelen suplir la falta de experiencia de sus empleados gracias a esta estrategia, que involucra a un mentor y a un tutelado de cara al desempeño de una serie de funciones específicas. Sin embargo, no es una tarea sencilla; requiere unos objetivos, una planificación y, sobre todo, un seguimiento de los resultados. Las ventajas de esta técnica para la organización suelen ser varias:

a) Facilita la retención y la transmisión del conocimiento en la empresa.

b) Incrementa la retención del personal.

c) Aumenta el grado de satisfacción tanto de tutores como de tutelados.

 

Post relacionados:

POST - TOFU - Liderazgo Transformacional

Tags:

Añadir comentario