Estimación directa y módulos: qué son y ventajas

La duda que surge al tener que elegir entre estimación directa y módulos es común a muchos autónomos en nuestro país. El inicio del proyecto empresarial es el primer momento en que los trabajadores por cuenta propia se debaten entre ambas opciones.

Una vez que su iniciativa de autoempleo ya está en marcha, transcurridos tres años desde la primera vez que tuvieron que decidir entre estimación directa y módulos pueden volver a cambiar, y optar por la otra alternativa, si consideran que les reporta más beneficios.

 

¿Cómo afecta el nivel de ingresos del autónomo a la estimación directa y módulos?

El volumen de facturación no afecta por igual al régimen de estimación directa y módulos, de hecho, en este segundo caso, resulta indiferente a efectos de tributación.

 

TEXT - TOFU - Conceptos Finanzas

 

El motivo es que, mientras que en el modelo de estimación directa los impuestos a pagar variarán en función de los ingresos generados con la actividad económica; en el sistema de estimación objetiva se establece una cuantía fija.

 

¿Cómo se calcula la cuantía a tributar en estimación directa y módulos?

En el caso de la estimación directa habría que calcular el total de beneficios obtenidos. A esa cuantía se le restarían los gastos deducibles de la actividad. Al resultado se le ha de aplicar el impuesto.

Como puede imaginarse, igual que cada mes varían las ventas y, por tanto, los ingresos y beneficios del negocio; también existen diferencias en la cantidad a tributar por el autónomo que elige este método. La ventaja es que la tributación siempre estará alineada con los beneficios de la actividad económica y, eso significa que, si bien habrá meses en los que sea preciso pagar más que otros, estará justificado por unos mejores resultados comerciales.

En lo que respecta a la estimación por módulos, la principal ventaja tiene que ver con la simplificación. No hace falta hacer cuentas, ya que todas las cuotas a tributar se fijan en una cantidad fija. Esta cuantía se establece en función de criterios como el sector de actividad o las características del proyecto empresarial.

La estimación objetiva es el modelo preferido por muchos autónomos, que, con esta decisión, buscan mejorar su capacidad de planificación. Se evitan las sorpresas, se controlan mejor las cuentas y se previenen problemas de incumplimiento, por falta de previsión o por errores de cálculo.

 

¿A quién interesa tributar en estimación directa y módulos?

Antes de plantearse esta cuestión, hay que tener en cuenta otra de las grandes diferencias entre los sistemas de estimación directa y módulos. Mientras que cualquier puede acogerse al primer enfoque, siempre que no entren en el grupo que puede tributar por módulos ni su nivel de facturación haya superado los 600.000 euro en el ejercicio anterior, para acogerse al sistema de estimación objetiva hace falta cumplir con ciertos requisitos, como los que tienen que ver con:

  • Actividad económica.
  • Rendimientos íntegros del ejercicio anterior.
  • Necesidad de practicar retenciones del 1% en las facturas.

Tomando en consideración estos requisitos, hay que mirar el lado práctico y valorar cuál de las opciones ofrece más ventajas. Si la cuota a pagar en el sistema por módulos será demasiado elevada, entonces puede que convenga decantarse por la estimación directa. En otros casos, por ejemplo, negocios con una superficie pequeña, personal contratado, aunque en número bastante reducido y un nivel de ingresos aceptable; convendrá optar por los módulos.

 

Créditos fotográficos: Jae Young Ju

 

POST - TOFU - Conceptos Finanzas


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario