Ejemplos de debilidades para una entrevista laboral

La pregunta sobre “ejemplos de debilidades” para una entrevista laboral se ha convertido en un peaje necesario. Los entrevistadores continúan lanzándola a los candidatos, aunque tienen en cuenta que, en muchos casos, no les conducirá a averiguar los puntos flacos de quien tienen enfrente. Pero existe un motivo.

La razón de que esta cuestión se encuentre siempre en la lista de preguntas es que la forma en que el candidato responde a una pregunta sobre sus debilidades puede dejar entrever rasgos de su personalidad que le empresa necesita conocer y valorar.

 

TEXT - TOFU  - Nuevas habilidades Liderazgo

 

La ventaja de esta línea de preguntas es que llevan al candidato a centrarse en buscar una forma de contestar, por lo que puede perder el control de sus emociones, que se harán evidentes en forma de señales de comunicación no verbal o en su propio discurso.

Y la mayoría de la gente, al buscar ejemplos de debilidades para una entrevista laboral no apuntan en la dirección correcta. ¿Sabes qué errores suelen cometerse?

 

Errores a evitar ante la pregunta de ejemplos de debilidades para una entrevista laboral

Ser demasiado sincero, tratar de dar la vuelta a la cuestión o negarse a responderla son los tres peores fallos que el candidato puede cometer cuando expone ejemplos de debilidades en una entrevista laboral:

  1. Revelar una debilidad que levante banderas rojas. Ser demasiado sincero y confesar una debilidad que dificultaría la capacidad para desempeñar el rol vacante puede suponer un grave problema. Un ejemplo es confesar que se suele llegar tarde al trabajo.
  2. Intentar convertir defectos en virtudes. La pregunta de ejemplos de debilidades para una entrevista de trabajo debe responderse con puntos débiles, no con fortalezas camufladas. El entrevistador no quiere escuchar una virtud, como que el candidato es demasiado perfeccionista o que se preocupa demasiado por su trabajo. De hecho, al no mencionar ninguna debilidad puede hacer pensar que se está ocultando algo y confirmar que no se responde a las cuestiones con honestidad.
  3. Negarse a responder la pregunta. Algunos candidatos se excusan diciendo que les resulta complicado encontrar una especialmente relevante. Esta respuesta también puede provocar que el entrevistador vea al candidato como menos confiable, crea que se ha quedado en blanco por no saber gestionar sus nervios o piense que no se ha preparado adecuadamente para la prueba.

 

Ejemplos de debilidades para una entrevista laboral: cómo responder

Una buena respuesta a este tipo de pregunta debería estructurarse en torno a dos ejes principales:

  • El punto débil. Conviene escoger una que no resulte una desventaja importante en el trabajo. Hay que elegir una debilidad real y no explayarse en la descripción.
  • Cómo se está trabajando por superarla. Se confirma que se conoce la debilidad y que el candidato se esfuerza proactivamente por superarla. Esto demuestra que se tienen habilidades de inteligencia emocional y la motivación para esforzarse por construir una mejor versión de uno mismo.

 

Entre los ejemplos de debilidades para una entrevista de trabajo se puede hablar de los nervios al hablar en público o la dificultad para delegar. Lo importante es compartir un punto débil de manera sincera, pero escogiendo aquél que resulta aceptable para el trabajo en cuestión, teniendo en cuenta sus requisitos. Nunca habría que decantarse por una debilidad relacionada con ninguna de las habilidades que se precisan o cualidades deseadas para el puesto. Además de ser un inconveniente superable, conviene demostrar que, a través del esfuerzo y la motivación se intenta convertir en fortaleza. Esto permite al entrevistador ver que el candidato está buscando formas de aprender y crecer.

Créditos fotográficos: AndreyPopov

POST - TOFU - Nuevas habilidades Liderazgo


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario