Descansos en el trabajo y productividad, ¿son incompatibles?

descansos en el trabajo

Los descansos en el trabajo siempre han sido motivo de debate en el área laboral. Hay quienes creen que no son necesarios y los consideran fugas de tiempo durante las jornadas. Otros, por el contrario, aseguran que no tenerlos en cuenta es un elemento contraproducente para la productividad. ¿Quién tiene la razón?

 

¿Tienen sentido o no los descansos en el trabajo?

Independiente de la legislación vigente al respecto, la cual puede mostrarse a favor o en contra de este tipo de medidas, lo cierto es que los descansos en el trabajo deben ser el resultado de un pacto entre los trabajadores y la empresa.

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

Ahora bien, no todas las empresas tienen el mismo nexo con sus empleados. Algunas son más cercanas, flexibles y fomentan la participación y la interacción. Otras, por el contrario, se muestran más restrictivas.

Sea como sea, lo cierto es que diversas investigaciones al respecto ya han demostrado que una jornada ininterrumpida y sin pausas no es tan efectiva como se pensaba hasta hace algunos años, especialmente en escenarios en los que predominaban modelos de gestión basados en la autoridad y los índices cuantitativos.

A esto es necesario añadir el hecho indiscutible de que las empresas del siglo XXI dan valor a otras cuestiones, como por ejemplo el factor humano, y que en ese sentido la tendencia es la apuesta por el bienestar laboral.

 

Razones para garantizar los descansos en el trabajo

Todo lo anterior nos lleva a concluir que los descansos en el trabajo no solamente son necesarios para garantizar el bienestar de los trabajadores, sino también para la mejora de los índices de productividad y rendimiento. ¿Por qué apostar por ellos? Aquí te damos un par de razones que debes conocer:

  • Los descansos nos ayudan a mantener la concentración. Aunque suene contradictorio, las pausas en una jornada larga contribuyen a que la mente se relaje y luego retome con más facilidad las actividades que la persona estaba realizando antes de la misma. De hecho, se calcula que si los trabajadores pasan muchas horas delante de un ordenador o dispositivo electrónico, lo idóneo es que cada hora se haga una pausa de al menos 5 minutos.
  • Las personas que hacen uso de los descansos en el trabajo suelen ser las más satisfechas con sus labores y quienes tienen los mejores índices de salud física y psicológica. Así lo afirma un estudio realizado por la Universidad de Baylor en el que participaron más de 95 trabajadores.
  • Si las labores se llevan a cabo en un puesto de trabajo concreto, los descansos se pueden aprovechar para realizar ejercicios de estiramiento que le vienen bien tanto al cuerpo como al cerebro.
  • Los descansos también contribuyen a atenuar o gestionar emociones que suelen producirse durante la jornada laboral. Puede usarse como momentos de pausa, reflexión y análisis para tomar las mejores decisiones.

 

Si no se deja espacio a los descansos en el trabajo, especialmente en jornadas largas, el efecto puede ser exactamente el contrario al que se busca: estrés, tensión, sensación de agobio, agotamiento y descontento e insatisfacción profesional.

 

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH

Tags:

Añadir comentario