De la economía señorial al sistema de libre mercado: un repaso por los sistemas económicos de la historia

La economía señorial tuvo su apogeo en la Alta Edad Media

La historia del ser humano se ha caracterizado por su constante evolución y la implementación de nuevo sistemas a través de los cuáles generar los recursos necesarios para desarrollar su día a día. Digamos que la economía es casi tan antigua como el propio hombre. Hoy día hemos alcanzado unos niveles de desarrollo económico inimaginables hace tan solo 50 años. Pero, ¿cómo empezó todo? Para entender donde estamos, muchas veces es bueno mirar hacia atrás para saber de donde venimos.

El sistema económico más básico y antiguo conocido es la economía doméstica y pastoral. Esta se desarrollaba alrededor de un núcleo que era la familia. Una economía basada en la agricultura y en el pastoreo nómada. El regidor de la misma era el padre de familia. Durante la antigüedad, el comercio floreció en el Mediterráneo, alcanzando su máximo apogeo durante el Imperio Romano. Así, llegamos a la Edad Media, y vendría la economía señorial.

Si quieres conocer un las herramientas de un buen estratega, descarga el ebook: Las herramientas secretas de los mejores consultores de estrategia corporativa

 

Economía Señorial

La familia deja de ser el centro de la actividad económica y se pasa a un modelo más amplio en el cual nos encontramos con un señor feudal propietario de las tierras y unos siervos que las trabajan a cambio de protección y pagando una parte importante de la cosecha. El feudalismo dominó Europa durante toda la Alta Edad Media. Durante este periodo las actividades se diversificaron. Con todo, las técnicas continuaron siendo muy rudimentarias y los rendimientos escasos. En la economía señorial, la agricultura era la actividad económica principal. Los intercambios comerciales no tienen peso y apenas existía industria más allá del trabajo artesanal de los gremios.

Economía Artesanal

A partir del siglo XI, la situación comenzó a cambiar con un gran crecimiento de las ciudades y también gracias a la expansión comercial conseguida a través de las Cruzadas. El rural cedería el testigo del domino económico a las ciudades donde la pequeña industria artesanal que se convertiría en el centro generador de intercambios de productos y servicios.

Mercado Capitalista

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo y la llegada de la Edad Moderna aparece el mercado capitalista impulsado por el comercio a escala mundial y bajo el fundamento de la búsqueda de ganancia a través del intercambio comercial.

Sistema de libre empresa

Con el derrocamiento del Antiguo Régimen y la llegada del liberalismo llego un sistema económico basado en la propiedad privada de los medios de producción. Los agentes económicos eran los que tomaban las decisiones con el objetivo de maximizar sus beneficios, guiándose por los precios de mercado –que responden a la ley de oferta y demanda-,  y que jamás debe ser regulado.

En el siglo XIX, con la Revolución Industrial se conformó el capitalismo moderno con la conjunción de maquinismo y liberalismo y donde se conforman los elementos básicos del capitalismo: jurídico, técnico…

El socialismo surgió como respuesta al capitalismo. Sus principales premisas son la propiedad colectiva y la propiedad estatal de los medios de producción. Se eliminan las clases y desaparece la propiedad privada.

Economía de libre mercado

El sistema de libre mercado basa su razón de ser en que todas las actividades económicas dependen de la iniciativa de los individuos, las empresas y los mercados. Se exceptúan algunas actividades como la defensa del Estado y la regulación y mantenimiento del orden del mismo. En la economía de libre mercado, los individuos deciden sobre su manera de generar su capital y recursos.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

1 Comentario

  1. Rafael Vázquez
    16 mayo, 2016

    El devenir histórico de la economía ha demostrado como la humanidad ha trazado líneas ondulantes hacia la democratización de los recursos financieros y la humanización de las relaciones micro y macroeconómicas.

Añadir comentario