¿Cuál es el procedimiento para importar productos de China?

El mercado chino no sólo se ha convertido en un destino atractivo para las empresas españolas que se dedican a las exportaciones. También lo es para aquellas que sirven de intermediarias entre los productos que vienen de allí hacia España.

Importar productos desde China forma parte del continuo intercambio comercial entre los dos países, el cual se ha visto incrementado en las últimas décadas. Así como en el gigante asiático son testigos de primera mano de productos españoles como el aceite de oliva, el vino y los derivados cárnicos, España también empieza a disfrutar de una gama de productos entre los que se destacan los textiles, los equipos de telecomunicaciones, el calzado o los productos de química orgánica.

importar China

No obstante, para dedicarse a ello hace falta una buena documentación de los procesos de importación, los cuales difieren en algunos aspectos con los que involucran a los países de la Unión Europea e incluso entre éstos y Estados Unidos.

 

Lo que debes saber si quieres importar desde China

Si quieres importar productos desde china, deberás tener presente los siguientes consejos:

1) Tener claro el producto:

Lo primero es saber qué se quiere importar y, a partir de ahí, realizar un estudio de la viabilidad del producto en el mercado español.

2) Verificar la veracidad de las empresas chinas:

Una vez se ha decidido el producto, debe verificarse si la empresa china con la que se hará el negocio tiene la respectiva licencia para dedicarse a labores de este tipo. Se le puede pedir directamente al exportador y verificarlo en algún organismo oficial. Si no es posible, puede pedirle la opinión de otro importador que haya hecho negocios con la misma empresa.

3) Establecer el contacto con el exportador:

Si el importador está en China, el contacto se realizará de manera presencial en la primera etapa del proceso. Si no es así, existe la vía del correo electrónico, aunque los expertos recomiendan la primera opción. Otra alternativa es echar mano de un intermediario que facilite el proceso.

4) Acceder a una muestra del producto:

Antes de cerrar cualquier negociación, es indispensable que el importador sea testigo directo del producto que va a adquirir. Para ello, debe pedir una muestra de éste y verificar su estado y sus características. En la mayoría de ocasiones, los intermediarios son los encargados de realizar esta labor.

5) Definición de las formas de pago:

Verificada la licencia y el buen estado del producto, sólo resta que las partes se pongan de acuerdo en las formas de pago. Las más habituales son el préstamo bancario o el pago al contado. Si se elige esta última, sin duda la más arriesgada de todas, debe existir plena confianza entre las partes. Pero si  se opta por el préstamo o la solicitud de un crédito bancario, debe quedar claro que los bancos actúan según las instrucciones del pagador.

6) Recepción de productos  y tramitación aduanera:

Realizado el pago, el producto se transporta a su lugar de destino, en este caso España. Allí, el equipo aduanero realizará las inspecciones correspondientes, cobrará los impuestos de entrada y verificará la documentación que respalda la importación de los productos.

7) Retiro de mercancía:

Las autoridades aduaneras clasifican la mercancía en tres categorías de aforo: físico, documental o sin revisión. En las dos primeras, realizan una revisión más exhaustiva del producto y sus documentos. En la tercera, por el contrario, se verifica que haya concordancia entre el producto y el documento y se da vía libre a la comercialización del mismo en España.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario