Las 6 etapas básicas del ciclo de motivación laboral

El término motivación laboral está más de moda que nunca, pero ¿sabemos realmente lo que significa y en qué consiste? ¿Qué factores influyen en esa deseada motivación laboral que, si se hace bien, se traducirá en una mejora de la productividad y de los beneficios? Hoy en nuestro blog respondemos a estas y otras interesantes cuestiones relacionadas con la motivación laboral, un tema los CEO más influyentes del mundo conocen como la palma de su mano. 

¿Qué es la motivación laboral?

De forma teórica podríamos decir que la motivación laboral es la capacidad que tienen las empresas de generar estímulos con el objetivo de que sus trabajadores dirijan, orienten o reconduzcan sus actitudes para obtener resultados positivos en su rendimiento. Como ves, esta definición es bastante sencilla de comprender, pero no tan fácil de poner en práctica y, también, de medir. Tener certeza de que nuestro valioso equipo humano está satisfecho con las diferentes políticas de motivación laboral que hemos implementado en nuestra empresa es fundamental para el éxito. ¿Cómo podemos medir ese grado de satisfacción de nuestro personal junior y de los profesionales senior que conforman el equipo? Analizando de la forma más objetiva posible los siguientes factores:

  • Condiciones de trabajo favorables y adecuadas.
  • Comunicación interna sólida y transparente.
  • Ambiente de cooperación y solidaridad, lo que llamamos coloquialmente tener un buen ambiente de trabajo.
  • Promoción interna: posibilidad de crecimiento dentro de la empresa.
  • Equilibrio entre la vida familiar y la vida laboral.
  • Remuneración justa y adecuada al puesto y a las responsabilidades.
  • Incentivos laborales por el rendimiento: flexibilidad horaria, teletrabajo…
  • Posibilidades reales de formación continua de calidad dirigida tanto a los nuevos talentos de la empresa como a los directivos senior que necesitan y desean seguir mejorando sus conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes.

Estos factores que nos permiten medir la motivación laboral son básicos para el  llamado liderazgo transformacional. ¿No sabes lo que es? Te lo enseñamos en nuestra guía: 

TEXT - TOFU - Liderazgo Transformacional

Etapas del ciclo de motivación laboral

Como te imaginarás, la motivación laboral no se consigue de la noche a la mañana; es un proceso delicado que requiere de unas etapas y tareas específicas que forman parte de un pensado plan de acción que se tiene que poner en práctica en equipo y que nos permitirá obtener los mejores resultados en el menor tiempo posible.

Las fases del ciclo de motivación laboral dependen de cada empresa, pero en general podríamos decir que son las siguientes 6 etapas básicas:

1. Equilibrio.

En esta etapa el trabajador está en equilibrio y sin que nada perturbe su desempeño. Pero aunque no haga nada extraordinario, existen algunas pautas que permiten anticipar cómo será su reacción ante un estímulo. Los elementos que podían sacarlo de su zona de confort son el interés, el trabajo, el salario, su promoción profesional, la organización, entre otros. Es muy importante que antes de iniciar el ciclo, la dirección de la empresa defina estos elementos que favorecen el equilibrio para no proponer acciones que lo desestabilicen “para peor”.

2. Estimulación.

En esta etapa del ciclo de motivación laboral se genera la necesidad. La empresa debe  tener claro qué tipo de estímulo transmite y por qué lo dirige hacia cierta persona o grupo.

3. Conciencia.

Gracias al estímulo, el destinatario es consciente de que algo le falta o que existe una necesidad insatisfecha en su desempeño laboral.Hay necesidades de todo tipo: formativas, de sueldo, de conciliación…  Ese estado de carencia, recién descubierto, crea en el trabajador una especie de tensión que sólo se resolverá en el momento en que haga algo para cubrir la necesidad.

4. Acción.

El trabajador responde activamente al estímulo que le ha sido enviado y pasa a la acción. Puede que lo haga inmediatamente o una vez lo haya asimilado. En cualquier caso, el objetivo de esta etapa estará cumplido si reacciona de alguna forma.

5. Cobertura.

La acción derivada del estímulo ha dado sus frutos. El trabajador ha logrado que su necesidad esté cubierta. El tiempo en que esto tarde depende, como es obvio, de cada carácter y tipo de personalidad. Aun así, si el proceso ha sido planeado adecuadamente, la empresa sólo tendrá que confirmar los objetivos que se había planteado al inicio del ciclo de motivación.

6. Satisfacción.

El trabajador entra en un estado de satisfacción por las acciones que ha llevado a cabo. Recupera su ritmo laboral habitual, mejorando aquellos aspectos que al inicio del ciclo no funcionaban, se libera de toda tensión y la empresa obtiene el objetivo del ciclo de la motivación laboral: mejorar la productividad del equipo humano y mejorar sus beneficios.

¿Crees que la motivación laboral es una realidad a día de hoy? ¿Por qué sí? ¿Por qué no? ¡Nos encantaría leer tu opinión!

 

Post relacionados:

Recursos Humanos

Tags:

1 Comentario

  1. Rafa
    18 noviembre, 2015

    Mantener a los trabajadores motivados es muy importante. Buen artículo.
    He encontrado este otro también sobre motivación laboral `por si os interesa.

Añadir comentario