La figura del líder dentro de las empresas es esencial para una eficaz gestión y el buen funcionamiento del negocio. Esta persona es la encargada de guiar a todo el equipo por un mismo camino hasta alcanzar los objetivos corporativos o metas establecidas.

Durante muchos años, se asumía que el líder era el jefe, o aquella persona que ostentaba un cargo superior, a pesar de que éste no tuviera las cualidades ni habilidades deseadas para dirigir al grupo. Sin embargo, hoy día las empresas y los teóricos abogan por nuevos estilos de liderazgos, capaces de provocar un cambio en las entidades, de transformar los modelos y métodos obsoletos y de coordinar y motivar al equipo de trabajo con nuevas y eficaces técnicas y dinámicas.

Evolución de los estilos de liderazgo

En la actualidad conviven diversos estilos de liderazgo, cada uno de ellos enfocados a un tipo de organización diferente, con unas necesidades concretas. Así, se pueden encontrar empresas en las que el estilo de liderazgo que predomina es el denominado como autocrático, mientras que en otras la dirección es más democrática o libre.

 

Full Time MBA - Oferta BOFU

 

Lo cierto es que, a pesar de las críticas que reciben algunos de estos estilos de liderazgo, todos ellos tienen sus pros y sus contras. Además, cada uno puede resultar adecuado para determinadas organizaciones, según el trabajo a desempeñar y las características de los trabajadores.

A pesar de la gran variedad de líderes que se pueden observar en las organizaciones, la mayoría de ellos pueden incluirse dentro de uno de estos cuatro estilos de liderazgo.

  • Líder autocrático. Durante muchas décadas ha sido el más dominante dentro del mundo empresarial, en especial en organizaciones donde había que dirigir a un gran número de empleados con funciones muy concretas, como las fábricas. Este estilo de liderazgo se caracteriza porque el “líder” concentra todo el poder y es el que toma las decisiones. Los trabajadores pasan a ser subordinados que obedecen las órdenes del líder.
  • Líder democrático. Éste líder, más apreciado por su equipo de trabajo, comparte la información que posee y debate las opciones con su equipo para tomar las decisiones en conjunto, en democracia.A este tipo de personas les gusta escuchar a sus compañeros de equipo y se esfuerza por lograr la participación de todos los miembros del grupo. Consigue que el equipo trabaje como una sola unidad hacia un mismo objetivo.
  • Líder  Laissez Faire o liberal.  La principal característica de este estilo de dirección es que se les deja a los trabajadores total libertad a la hora de trabajar y de tomar decisiones. El líder confía plenamente en su equipo y en las capacidades individuales para hacer bien su trabajo.
  • Líder transformador. Este estilo de liderazgo, descrito por el experto en liderazgo  James MacGregor Burns, en 1978, y completado por Bernard Bass, es considerado en la actualidad como el verdadero liderazgo. La principal cualidad que define a este tipo de líderes es su capacidad para provocar el cambio dentro de las organizaciones.

 

El líder transformacional agrupa las cualidades positivas de otros estilos de liderazgo. Tiene la capacidad de escuchar, de participar, de motivar, pero también la de guiar y orientar a su equipo.

 

Consejos para convertirte en un líder transformacional

En el ámbito empresarial, la figura del líder es esencial para velar por el buen funcionamiento de la empresa. Sin embargo, los nuevos tiempos demandan nuevos estilos de liderazgos capaces de adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y de adaptarse rápidamente a los cambios. Estas nuevas necesidades son las que han favorecido el impulso de la figura del líder transformacional.

El líder transformacional cuanta con los conocimientos y habilidades necesarios para dirigir la empresa de manera eficaz, guiar a su equipo de trabajo y promover el cambio dentro de la organización para adaptarse a los nuevos requerimientos.

Estos líderes se caracterizan por su carisma, su capacidad de escucha y empatía, pero también por su saber hacer. Son profesionales que se han ganado el respeto y admiración de sus compañeros, trabajadores que conocen a la perfección su misión y cómo conseguirla, y que, además, poseen otras habilidades personales, como su capacidad para la escucha, para la comunicación o para la toma de decisiones, con las que consigue alentar y orientar a cada uno de los miembros de su equipo.

Convertirse en un líder transformacional no es una tarea sencilla, especialmente si no posees las habilidades básicas necesarias. No obstante, esto no significa que no puedas desarrollar las capacidades y aptitudes que necesitas para poner en práctica este estilo de liderazgo. Es más, una de las capacidades que destacan en estos líderes es que tienen unas metas claras, una visión exacta de lo que desean y luchan por ello.

Si deseas transformarte en un líder transformacional, comienza por definir tus objetivos y establecer un plan de ruta que te ayude a alcanzar tu meta. Descubre qué habilidades necesitas potenciar y sigue los siguientes consejos:

  1. Aprende y enseña lo que sabes. La curiosidad y las ganas de aprender son dos cualidades propias de un gran líder. La formación continua es clave, por tanto, para alcanzar tus metas. Sin embargo, un líder transformacional no se guarda sus conocimientos para sí mismo, sino que los comparte con su equipo para desarrollar las capacidades individuales de cada uno y alcanzar, en conjunto, los objetivos propuestos. El líder transformacional es un mentor, un coach para los miembros de su equipo.
  2. Predica con el ejemplo. La coherencia entre lo que se dice y lo que se hace es un principio fundamental para cualquier líder. Si deseas que tu equipo se esfuerce, tú deberás ser el primero en esforzarte. Si quieres que tu equipo innove, que sea creativo, tú tienes que ser el primero en poner en práctica y potenciar esta creatividad.
  3. No temas el cambio. La principal meta del líder transformacional es el cambio, transformar los métodos, las técnicas, la forma de trabajar, incluso de pensar, de los trabajadores para mejorar y avanzar. El riesgo y el fracaso forman parte de este cambio.
  4. Piensa en el futuro y no en el ahora. Un líder transformacional no busca objetivos a corto plazo. La transformación de una empresa es un proceso largo, que lleva tiempo, por eso este tipo de líderes se proponen metas a largo plazo, algo para lo que no todas las organizaciones están preparadas.
  5. Cree en tu equipo. Como líder transformador, debes comenzar a creer en las capacidades de todas las personas. Cada trabajador tiene unas habilidades concretas que deberás descubrir y potenciar. Para ello, es clave desarrollar tu capacidad de atención a los detalles y tu instinto.
  6. Aprende a motivar. De nada sirve que creas en los demás si no sabes transmitirle esta confianza y no les motivas para que se superen día a día. El líder transformacional conoce a los miembros de su equipo, se preocupa por ellos y sabe cómo motivarles. Estos líderes delegan responsabilidades, premian y comparten los éxitos con sus seguidores.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action