Cinco ejemplos de grandes directivos que empezaron desde cero

Emprender no es fácil. Es una aventura apasionante en la que muchas veces el corazón pesa más que la razón. Para corroborar que los inicios nunca son fáciles, te contamos la historia de varios emprendedores y emprendedoras que empezaron desde abajo, desde cero y consiguieron que su proyecto sea uno de los más potentes del mercado.

Ingvar Kamprad

El fundador de IKEA inició su empresa a los 17 años, dedicándose en sus principios a la venda de pequeños artículos como cajas de cerillas que entregaba a domicilio con su bicicleta. Ya con las cerillas se dio cuenta del negocio que más tarde podía explotar con los muebles: comprar cerillas muy baratas al por mayor y venderlas con un margen de beneficios individualmente. Cinco años más tarde empezó a vender muebles y en 1951 editó su primer catálogo. Su éxito fue tal que el gremio de vendedores de muebles en Suecia presionó a los fabricantes para que no le suministraran productos, por lo que Kamprad decidió empezar a diseñar y fabricar él mismo sus propios productos.

Steve Jobs

Si hablamos de emprendedores que empezaron su empresa en un garaje, no se puede obviar al más famoso de todos. Steve Jobs y Steve Wozniak empezaron en el garaje de los padres de Jobs a confeccionar y diseñar los primeros ordenadores. Los 100 primeros modelos de Apple I fueron encargados por un minorista de la zona y nueve meses más tarde, tras el éxito de este primer ordenador personal, Apple se trasladó a las oficinas en Cupertino. Lo demás, ya es de sobras conocido. Por cierto, ¿sabías que el garaje de Steve Jobs ha sido declarado patrimonio histórico de la ciudad de Los Altos?

 

TEXT - TOFU - Hoja de Ruta

 

Jeff Bezos

La historia del fundador de Amazon tiene, ciertamente, un punto de emprendedor que empezó sin nada, aunque sobretodo, mucho atrevimiento. Tras graduarse en Princeton, Bezos empezó a trabajar en Wall Street llegando a convertirse en el vicepresidente senior más joven de la firma de inversiones DEShaw. Dejó la seguridad de un empleo bien remunerado y estable por empezar su propia empresa. Lo dejó todo atrás y en el garaje de su casa empezó a construir la que ahora es la empresa más importante de comercio digital del mundo.

Rosalía Mera

La historia de Rosalía Mera irá siempre ligada al que fuera su marido, Amancio Ortega, pero quizás debemos preguntarnos si la historia de Amancio Ortega no debe ir ligada a la de Rosalía Mera. Porque fueron sus puntadas las que ayudaron a crear el imperio Inditex: a los 13 años dejó los estudios y a los 15 empezó a trabajar en una tienda de moda en A Coruña. El dependiente que la atendió fue, por cierto, Amancio Ortega. De su relación personal nació la emprededora. Empezaron en el piso de su cuñada como una fábrica y comercializadora de batas de boatiné. El carácter emprendedor de ambos les llevo a diversificar su negocio textil y en 1975 abrieron su primer Zara, una revolución para el consumo femenino de ropa.

Carlos Slim

Es uno de los hispanos más ricos del mundo, pero su historia también esconde unos inicios difíciles. Su padre fue un cristiano maronita que emigró del Líbano a México donde montó una tienda de téxtiles. Slim era un empresario común, que supo aprovechar la crisis de su país para invertir en el país, en un momento de fuga de capitales. Dijo que esta etapa le recordó por lo que pasó su padre, cuando en 1914 y en plena Revolución Mexicana le compró a su hermano mayor la mitad de su negocio, apostando en el destino de México. Si empezar desde cero es difícil, hacerlo cuando es el país quien empieza desde abajo, más aun.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Hoja e Ruta Director General

Tags:

Añadir comentario