Cobranding, ¿asociación o fusión de marcas?

cobranding

A muchos les ha tomado por sorpresa la aparición del término cobranding, el cual  parece ganar cada vez más protagonismo en el campo de la gestión empresarial y, sobre todo, en lo que tiene que ver con el posicionamiento de las marcas.

Si estás en esta lista, lo primero que debes saber es que no es un término que alguien se inventó de la nada y que ha conseguido tal número de seguidores que se ha convertido en tendencia. Nada de eso; el asunto tiene más miga.

 

Del branding al co-branding: tránsito y nuevo contexto

La prueba de que el cobranding no es un término rebuscado ni que un mago decidió sacarse de su chistera para impresionar a su público está en el origen del término, el branding, una práctica que hace referencia al proceso de construcción de una marca dentro de las lógicas de mercados específicos.

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

De hecho, no es tan nuevo como aparenta. Aunque recién hace un par de años hemos empezado a emplearlo en su calidad de categoría, el cobranding se implementó por vez primera en la década de los 90, cuando algunas marcas optaron por una estrategia de comercialización conjunta para mitigar riesgos y compartir inversiones.

Sin embargo, lo interesante no es tanto que haya vuelto es estar de moda, sino que lo ha hecho en un contexto con muchas más alternativas de desarrollo, sobre todo si tenemos en cuenta las nuevas tecnologías e Internet.

La crisis económica de 2008 y la lenta recuperación de la economía en ciertos países ha impulsado a que muchos emprendedores y directores de empresas hayan apostado por esta estrategia. ¿Por qué lo han hecho? ¿Qué les ofrece de nuevo?

 

Cobranding: algunas consideraciones y ejemplos

Si el branding se refería al desarrollo de una marca dentro de un mercado específico, el

co-branding es exactamente lo mismo, salvo que ahora participan dos o más marcas en el proceso de construcción, diseño y comercialización.

O dicho de otro modo, es una alianza que realizan dos o más marcas para comercializar  productos a la vez, aunque sin que ninguno de los dos pierda del todo su esencia; están ahí, forman parte de la estrategia, pero cada una mantiene su identidad.

Las marcas que se asocian en un modelo de cobranding no necesariamente tienen que pertenecer al mismo escenario comercial. De hecho, un ejemplo bastante común de lo que decimos lo encontramos en un oferta publicada hace unos años por la marca de café Marcilla y la multinacional Philips. En ella, se promocionaban tanto la cafetera de esta última como el tipo de café de la primera.

Otra opción de co-branding es que una de las dos marcas actúe como anfitriona o marca principal y la segunda de invitada.

En este caso, la primera tiene más visibilidad que la segunda, pues, entre otras cosas, la idea principal de esta alianza es que la que oficia como invitada saque provecho del posicionamiento y el prestigio de la otra; a su vez, la marca anfitriona genera valor añadido a su oferta inicial y puede extender su cuota de mercado.

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing

Tags:

Añadir comentario