Mapa de posicionamiento: ¿qué es y para qué sirve?

mapa de posicionamiento

Si eres aficionado al marketing seguro que has leído alguna vez las palabras mapa de posicionamiento o mapa perceptual de posicionamiento. Pero ¿sabes realmente en qué consiste y, lo más importante, para qué sirve? Esos son los dos objetivos de nuestro artículo de hoy: tener muy claro qué es un mapa de posicionamiento y qué beneficios nos aportará dedicar tiempo y talento a elaborar un mapa de buena calidad.

 

Mapa de posicionamiento: ¿qué es exactamente?

El mapa de posicionamiento o mapa perceptual de posicionamiento es uno de esos términos que se han puesto de moda últimamente en el sector del marketing digital. Este término puede sonar un poco raro a los profesionales y directivos que no terminan de adaptarse a la llamada transformación digital, pero es muy sencillo de entender si pensamos en un mapa al uso, una imagen que nos muestre de la forma más sencilla posible el lugar que ocupa nuestra empresa para un posible consumidor  dentro de un ranking de empresas del mismo sector de actividad.

El mapa de posicionamiento también se podría definir como una herramienta de análisis y como una guía rápida que permitirá al líder del departamento comercial o de marketing fijar las políticas de actuación a corto y medio plazo (no a largo plazo, ya sabes que el mundo digital trabaja con plazos sumamente breves).

Quizá te preguntes por qué los gurús le han colocado el sobrenombre de “perceptual” a un mapa. La respuesta es simple si te pones el sombrero de ese consumidor final, de ese cliente que es el que “percibe” a nuestra empresa dentro de un montón de organizaciones similares que le ofrece productos y servicios más o menos parecidos.

 

¿Para qué sirve el mapa de posicionamiento?

Hemos comentado que un mapa de posicionamiento bien  hecho nos debe servir para conocer cómo el público percibe a nuestra empresa. Ese sería el primer objetivo que debería cumplir un mapa de posicionamiento bien planteado desde el principio, pero esta útil herramienta también tiene que resultarnos útil para:

1. Dibujar un perfil de nuestros consumidores.

Saber cómo nos percibe un posible cliente también nos permitirá dibujar un perfil tipo de ese consumidor con todos los beneficios que tiene esa información y que ya conoces perfectamente: adecuar nuestros productos y servicios a sus expectativas reales o imaginarias, invertir más sabiamente en acciones de comunicación externa, comunicación corporativa y publicidad convencional y digital, etc.

2. Contratar a los mejores talentos.

Si el mapa de posicionamiento nos permite conocer el perfil tipo de nuestros clientes ¿por qué no utilizarlo para contratar a los mejores comunicadores para ese público concreto? Esta útil herramienta de marketing se convertirá también en una valiosa herramienta para el área de recursos humanos de nuestra empresa.

3. Invertir más sabiamente en acciones de formación continua.

Para dar el mejor servicio a ese perfil tipo de cliente que nos ha desvelado el mapa de posicionamiento perceptual, tenemos dos opciones: contratar a nuevos talentos que hayan cursado con éxito un buen máster en dirección, liderazgo, etc., o reforzar los conocimientos teórico- prácticos de nuestros ejecutivos senior. Ambas son excelentes opciones que no sólo nos permitirán satisfacer las necesidades de nuestro target, también nos permitirán invertir más sabiamente nuestro presupuesto anual para formación continua.

 

¿Conocías estas tres funciones extra de un buen mapa de posicionamiento? ¿Sí? ¿No? ¡Danos tu opinión!

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing

 

Tags:

Añadir comentario