Canales para buscar empleo

Afortunadamente, la llegada de las nuevas tecnologías ha puesto en nuestras manos multitud de herramientas útiles para conseguir ese deseado cambio de empleo. Las reglas del juego laboral se han modificado y muchos expertos anuncian la muerte del currículum tradicional, especialmente para aquellos que trabajan por cuenta propia.

Demasiadas candidaturas

En caso de que se busque una oportunidad de cambio de empleo por cuenta ajena, el currículum y la carta de presentación siguen siendo buenas herramientas. El problema es que los buzones de correo de los seleccionadores se saturan rápidamente. Un proceso de selección habitual para un puesto cualquiera reúne hasta 1500 candidaturas.

¿Cómo podemos esperar que la nuestra sobresalga por encima de las demás? Se trata de diferenciarse y hacer otras cosas. Romper la puerta fría ayuda, intentar tener conversaciones con esos directores de recursos humanos a través de otros canales, convocar reuniones o tener un acercamiento diferente es importante.

También se puede optar por acudir a intermediarios. Son los headhunters y las empresas de selección, que en muchos casos realizan ese primer filtro y presentan a las empresas una selección de candidaturas para que ellas no tengan que hacer el trabajo.

Tirar de contactos

Por otro lado, cada vez vemos más cómo lo que produce empleabilidad ya no son los canales de empleo ni los anuncios en prensa sino los contactos. Actualmente muchos procesos de selección el circuito anuncio- recepción de candidaturas es poco gestionable y con solo explorar el círculo de contactos el seleccionador encuentra al candidato. Por eso hay que elaborar una estrategia relacional que permita que, cuando alguien necesita a una persona de mi perfil, aparezca mi candidatura en primer lugar de la lista.

En este sentido, trabajar la marca personal, el blog y las redes sociales, para estar posicionados y convertirse en una marca y un referente es una opción cada vez más habitual.

TEXT - TOFU - Cambiar de trabajo

Herramientas de búsqueda de empleo

Cada sector, cada puesto de trabajo, tienen sus propias reglas de funcionamiento dentro del mercado laboral. Por eso es importante conocer y explorar todo el catálogo de herramientas disponible, con el objetivo de entender cuál funciona mejor en nuestro caso y explotar al máximo esta ventaja.

  • Email: la manera más habitual hoy en día de enviar un curriculum vitae. La carta pasó a la historia en este caso, por eso los buzones de correo electrónico se saturan. En muchos casos el seleccionador no proporciona otra opción y hay que limitarse a este canal, donde la competencia es un elemento en contra.
  • Entrega de curriculum en persona: no podemos olvidar que todavía hay sectores y profesiones a los que internet no ha llegado en el ámbito de la búsqueda de empleo. No vemos puestos de camarero anunciados en los portales de empleo, ni peluqueras en Linkedin. Según a qué te dediques, la presencia puede ser vital para ti. En otros casos, aunque no sea fundamental, puede ser recomendable. Salir y dejarse ver siempre es una buena idea, nunca sabes cuándo vas a estar en el lugar adecuado en el momento adecuado.
  • Llamada de teléfono: una buena manera de romper la barrera del correo electrónico sin tener que invertir tiempo y dinero en desplazamientos hasta las empresas.
  • Respuesta a oferta
    • Prensa: los anuncios en prensa siguen existiendo, aunque normalmente se publican paralelamente en portales de empleo.
    • Internet: los portales de empleo, como Infojobs y actualmente Linkedin, han sido la gran revolución para poner en contacto empresas y trabajadores. Infojobs gestiona cada año más de 300.000 candidaturas, por lo que es un buen lugar donde aparecer si se está buscando un cambio de empleo.
    • Servicio público de empleo: por desgracia, el INEM ha perdido su función original de servir de intermediario entre empresa y trabajador, sustituido por los portales de empleo en internet. Necesita de una reinvención, para poner en valor su utilidad.
  • Blog y página web: instrumentos muy útiles para trabajar la imagen de marca, posicionarse como referente en un tema específico y mantener un escaparate abierto 24 horas donde podemos ser encontrados en cualquier momento por personas interesadas en nuestro perfil.
  • Redes sociales
    • Twitter: utilizada como portavoz del blog, se utiliza habitualmente para trabajar la imagen de marca.
    • Linkedin: la red social profesional por excelencia y a la vez portal de empleo con ofertas directas, es el lugar donde se concentra el mayor número de empresas (unas 3 millones actualmente) y de profesionales en busca de sinergias y oportunidades. Un buen lugar donde interactuar para entablar esas conversaciones con las organizaciones que nos interesan potencialmente.
    • Otras: cada profesión tiene su red social específica. Myspace para los músicos, 500px para los fotógrafos, Vimeo para los profesionales del audiovisual… Tendrás que identificar las relacionadas con el puesto al que deseas acceder para empezar a interactuar en ellas. Por otro lado, las redes sociales generalistas como Facebook, pueden ser un buen lugar donde difundir las habilidades profesionales por su capacidad de alcanzar un público masivo.
  • Contactos personales: realizados cara a cara o a través de las redes, mantener una red de contactos saneada y activa es clave para acceder a esos puestos de trabajo que no llegan a anunciarse en el mercado porque se cubren con conocidos.
  • Intermediarios: los headhunters juegan un papel cada vez más clave, especialmente en la colocación de puestos de mando intermedios y de alta dirección.

Fuente imagen: Flickr/Thomas van de Weerd        




POST - TOFU - Cambiar de trabajo



Tags:

Añadir comentario