Aumenta tu empleabilidad en función de tu sector profesional

Encontrar el trabajo de tus sueños es un reto difícil, especialmente en los tiempos que corren. La alta tasa de paro y la crisis económica son factores que juegan en nuestra contra. Sin embargo, estos motivos no tienen porqué frenar tu carrera profesional. Es el momento de adaptarse y de convertirte en el candidato ideal.

Mantenerse empleable supone estar siempre al día, reciclarse, formarse continuamente, pero también implica tener disponibilidad geográfica, de horarios y saber adaptarse a los requerimientos del momento, realizar funciones distintas, ser versátil.

Ante este nuevo desafío debes planificar detenidamente tus pasos y reflexionar sobre qué quieres  y cómo lo vas a conseguir.


POST - TOFU - Importancia de un Coach


Conócete como profesional

Para aumentar tu empleabilidad, lo primero que debes hacer es conocerte como profesional. Descubrir cuáles son tus cualidades, tus habilidades, en qué campos destacas y en cuales necesitas mejorar. Coge un papel en blanco, divídelo en dos y anota en un parte tus virtudes y en la otra tus carencias.

Por otro lado, también necesitas descubrir dónde deseas realmente trabajar, cuál es tu meta. ¿Dónde te ves dentro de diez años? Reflexiona y sé sincero contigo.

Desarrolla tu perfil para adaptarlo al puesto y sector

¿Sabes cuál es el perfil ideal solicitado para ocupar el puesto de trabajo que deseas? Y lo más importante, ¿estás realmente cualificado para desempeñar esas funciones? ¿Estás dispuesto a adaptarte a los requerimientos del puesto?

Tu trabajo aquí consiste en acercar tu perfil real a ese perfil ideal. Para ello tendrás que conocer y desarrollar los requisitos formativos, las capacidades y habilidades necesarias. En función del sector y del puesto que desees cubrir dichos requisitos variarán. La experiencia, formación, conocimientos informáticos, idiomas, competencias, habilidades y destrezas, la disponibilidad para viajar o la flexibilidad horaria son los principales requisitos que dibujarán el perfil.

En este sentido, preocúpate siempre de estar abierto a aprender cosas nuevas. Cuantos más conocimientos especializados tengas, mayores serán tus posibilidades de empleabilidad.

Diseña tu plan de carrera

Ya sabes en qué quieres trabajar y cuál es el perfil solicitado. También has analizado y valorado tus capacidades, has empezado a desarrollarlas. Es el momento de diseñar tu plan. Proponte pequeños retos y objetivos alcanzables, como seleccionar el postgrado o máster que  te ayudará a conseguir ese empleo, mejorar tu dominio del inglés, realizar un curso informático o un programa de habilidades sociales para desarrollar tu asertividad.

Al mismo tiempo, sondea el mercado. Conoce mejor a las empresas donde te gustaría trabajar, empieza a relacionarte con ellas, a participar en los mismos foros y buscar oportunidades para tener conversaciones interesantes.

Investiga, analiza su filosofía, sus valores, sus metas y objetivos y cómo ha sido su evolución. Todos los datos son importantes, pues te ofrecerán una imagen detallada de estas empresas y serán conocimientos muy útiles para posteriormente adaptar tu perfil. Además, comenzarás a posicionarte de forma adecuada para el momento en el que estés preparado.

Vende tus capacidades profesionales

Tu carta de presentación  y tu currículum no sólo deben adaptarse al perfil ideal. También deben destacar tus capacidades sobre las del resto de candidatos con los que compites para poder optar a una entrevista de trabajo.

Si deseas realmente ser seleccionado, deberás conocer en profundidad a la empresa, resaltando aquellas habilidades que poseas y que estén muy valoradas en la empresa para la que quieres trabajar.

Post Relacionados:


POST - TOFU - Importancia de un Coach
Fuente imagen: Flickr/ University of Essex

Tags:

Añadir comentario