Cinco razones por las que deberías practicar cómo hablar en público

Uno de los retos a los que sin duda te tendrás que enfrentar a lo largo de tu trayectoria profesional será el de hablar en público. No solo en casos en los que tengas que pronunciar una conferencia o charla ante cientos de personas, puede tratarse de presentaciones o reuniones de trabajo, en las que tu audiencia será más reducida, o incluso conversaciones con clientes a los que tienes que convencer de las ventajas del producto o servicio que estás ofreciendo.

Saber cómo hablar en público es una habilidad que deberías dominar. Sin embargo, un alto porcentaje de profesionales siente ansiedad en mayor o menor grado ante la idea de hablar en público, incluso cuando se trata de conversaciones formales. Y es que el miedo a la reacción de los demás, a no expresarse con claridad o a hacer el ridículo, puede llegar a bloquear de manera inesperada.

Para evitar estos miedos y no dar lugar a situaciones embarazosas, la mejor solución es practicar. En habilidades como esta, la práctica hace al maestro.


TEXT - TOFU - Aumento de sueldo

 

Estrategias para practicar

Prepararte adecuadamente cualquier tipo de diálogo o discurso es el mejor remedio para evitar todo tipo de inseguridades y pensamientos negativos que te puedan invadir. El ensayo te permitirá:

  1. Corregir el discurso. Preparar un discurso supone conocer el tema con cierta profundidad. Aunque controles el tema a tratar, puedes tener inseguridades a la hora de exponerlo, de ahí la importancia de escribirlo y practicarlo. Al leerlo varias veces y decirlo en voz alta, podrás observar con mayor claridad si tus argumentos están bien redactados, si tienes alguna laguna de conocimiento o si el mensaje que ofreces es lo suficientemente claro, se comprende adecuadamente y expresa lo que realmente deseas decir.
  2. Dominar el contenido del discurso. Cuantas más veces repitas el discurso, mejor te lo sabrás y más capacidad tendrás para utilizar los silencios y matizar determinadas partes. Es conveniente que al ensayar no te dediques sólo a leer si no que lo interpretes, realizando pausas y dándole la entonación adecuada para enfatizar lo que consideras más importante.
  3. Utilizar el lenguaje corporal correctamente. Según los expertos, un 70% de lo que comunicamos lo hacemos a través de la expresión corporal. Muchas veces podemos observar a personas que contradicen su discurso con sus gestos. Para evitar estas situación tienes que ensayar cuidadosamente los gestos que vas a utilizar, tanto corporales como faciales. Cuanto más conoces tu discurso, más capacidad tienes de poder concentrarte en tus gestos.
  4. Estar relajado. Cuando sientes que dominas un tema, que lo tienes todo bajo control, tus temores se evaporan. Te muestras más seguro, positivo y relajado, lo que influirá positivamente en tu discurso.
  5. Conseguir tu objetivo. La seguridad proporciona credibilidad, por lo que el mensaje llegará mejor, serás más persuasivo y tus posibilidades de éxito aumentarán.

Métodos de ensayo

Para practicar tu discurso, puedes usar métodos o técnicas diferentes. Las técnicas más básicas consisten en leer tu exposición una y otra vez, hasta aprenderla o ensayar delante del espejo para comprobar si te sabes el discurso. Otros métodos más efectivos implican interpretar o ensayar delante de una persona de confianza, que te pueda indicar tus errores. También es útil grabarte, lo que te permitirá analizar detalladamente tu discurso, las pausas, muletillas, entonaciones y cada uno de tus gestos para corregirlos con posterioridad.

Post relacionados:


POST - TOFU - Aumento de Sueldo




Fuente imagen: Flickr/www.audio-luci-store.it

Tags:

Añadir comentario