Aprende cómo identificar tu mercado objetivo

Una de las fases más complejas del marketing es definir el público al que nos dirigimos. Sobre todo cuando se trata de empresas primerizas o productos que aspiran a ingresar en un mercado específico, la dificultad más recurrente es definir los parámetros para acotar los nichos de mercado que nos interesan.

Todos los emprendedores definen su público más o menos de forma inconsciente. Unos se fijan en necesidades insatisfechas; otros, en zonas inexploradas del mercado. Y otros tantos, se decantan por crear las necesidades y cubrirlas por su cuenta.

Si quieres conocer los esenciales del marketing, descarga el ebook: Los 5 conceptos clásicos del marketing que no dejarán de ser útiles

En cualquiera de los casos, el éxito o el fracaso de cada estrategia dependerá del nivel de conocimiento del consumidor. Es decir, entre más información tengas de éste, más posibilidades tendrás de generar un producto eficaz.

Aunque no existe un listado estándar con las características esenciales en el momento de definir tu público objetivo, sí que es posible enumerar algunos aspectos que pueden ayudarte en ese proceso. Veamos cuáles son y en qué consisten:

 

1. Cuál es su perfil demográfico:

Rango de edad, sexo, tipo de población, sitios de procedencia… Es decir, todo aquello que permita elaborar un perfil de tus potenciales clientes en función de sus preferencias y gustos de mercado. Las mujeres no consumen los mismos productos que los hombres. O los ancianos que los adolescentes.

2. A qué grupo social pertenece:

En muchos casos, el grupo social determina la capacidad adquisitiva del cliente. Y, de paso, algunos de sus hábitos de compra. También puede señalarte canales de marketing a través de los cuales te será más fácil acercarte a él.

3. Cuál es su nivel educativo:

No es lo mismo dirigirse a un público con alta formación que a otro que carezca de ella. Esto definirá en gran medida tu estrategia de venta. Los mensajes publicitarios deben conectar de forma eficaz con los consumidores, lo cual implica que se parezcan a ellos. Si el producto genera empatía, estarás a un paso de acertar.

4. Qué elementos culturales lo definen:

También la cultura influye en los hábitos de consumo. Hay elementos como la religión, las normas o los imaginarios sociales que marcan tendencias. Es preciso conocerlos de cara a un mejor acercamiento con los clientes. En este apartado también entran asuntos como las expectativas, los sueños y las metas que a diario se trazan los consumidores. Esto puede darte una idea de cómo entablar un diálogo directo con ellos.

5. Cuáles son sus patrones de compra:

En un segundo nivel, convendría que analizaras qué le mueve a la hora de comprar un producto. Por ejemplo, con qué objetivo lo compra y qué elementos le hacen decantarse por una marca u otra.

6. Qué marcas que busca:

También es importante ver cuáles son las marcas de su preferencia y qué valor añadido le aportan. No se trata de arrebatarle clientes a las marcas rivales; la cuestión es crear tu propio nicho. Sin embargo, si está a tu alcance mejorar las ofertas existentes, es una posibilidad que no debes descartar. Eso sí, busca siempre la calidad.

7. Qué otros recursos de compra emplea:

Sobre todo si tu producto está relacionado con las nuevas tecnologías, debes tener la seguridad de que tus potenciales clientes tienen acceso a ellas y saben emplearlas. Del mismo modo, es preciso que sepas cada cuánto efectúan compras vía on-line, a través de qué páginas, qué productos adquiere y cómo son han sido experiencias.

 

Post relacionados:

 

conceptos-marketing

Tags:

1 Comentario

  1. Daniel flores
    12 agosto, 2015

    Conozca qué es un nicho de mercado y cuáles son sus principales características…

Añadir comentario