Acto de conciliación y otras formas de resolver conflictos

A menudo, la parte más costosa de resolver un conflicto es el tiempo dedicado a resolverlo en lugar de gestionar el negocio. La disputa puede ser con un cliente, proveedor, socio comercial o empleado. La manera de resolverla: un acto de conciliación, el arbitraje, la mediación o la negociación.

En cada caso, la forma en que se enfoca la resolución del conflicto puede variar, sin embargo, hay algunos pasos clave que puede seguir para gestionar efectivamente el problema y mantener buenas relaciones de negocio.

Consejos para gestionar un conflicto de negocio

Recopila tus hechos y pruebas

Es preciso documentar los detalles clave del conflicto. Esto podría incluir fechas, horarios, detalles de productos o servicios, garantías, fotografías, arrendamientos, acuerdos o contratos y un resumen de las discusiones o correspondencia previa entre las partes. Hay que acordarse de poner la documentación en orden de fecha y resaltar las partes que sean más relevantes.

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

Mantén la calma y sé objetivo

Siempre conviene mantener la calma, ser cortés y profesional en las comunicaciones orales o escritas. Evitar el lenguaje abusivo o emocional, o echarle la culpa de algo a los demás. Trata de entender la situación desde la perspectiva de la otra parte.

Piensa en soluciones creativas

Buscar una solución “win-win” que restaure la relación de negocio dañada debería ser una prioridad. Para ello, puede hacerse una lista de posibles soluciones para discutir con la otra parte, manteniéndose siempre realista y estando preparado para negociar.

Habla con la otra parte

Una buena opción suele ser ponerse en contacto con la otra parte para negociar una solución. Pero, para ello, antes hay que asegurarse de que la persona con la que se habla tenga la autoridad para resolver el conflicto. A veces, los problemas menores se pueden manejar con una llamada telefónica, mientras que otros asuntos más complejos se tratan mejor cara a cara.

Escribe formalmente a la otra parte

Si hablar no funciona, el siguiente paso es escribirle a la otra parte describiendo la propia perspectiva de la situación. Esto proporciona otra oportunidad para que la otra parte resuelva el conflicto. También se puede usar como evidencia de intento de resolver la disputa si, al final, necesita usar otro medio de resolución.

Busca la asistencia de un tercero

Si no se puede resolver el conflicto ni oralmente, ni por escrito, es posible que se deba buscar ayuda de un tercero. Recurrir al litigio no es tan recomendable. Antes de llegar a ese punto hay que tratar de utilizar un método alternativo para resolver el conflicto, como la negociación y la mediación.

Acto de conciliación y otros métodos de resolución de disputas

Existen diferentes formas de resolver un conflicto de negocios sin acudir a los tribunales. Algunas de ellas son la negociación o resolución guiada, la mediación, el acto de conciliación o el arbitraje. Vamos a ver en qué consiste cada una:

  1. Resolución guiada o negociación. La resolución guiada es un proceso de negociación que involucra a un tercero independiente que trabaja con ambas partes para aclarar los problemas en disputa, comprender sus derechos y obligaciones e identificar posibles opciones para resolver el asunto.
  2. Mediación. Un procedimiento de liquidación estructurado voluntario. Se designa un mediador para ayudar a ambas partes a alcanzar una solución amigable a su conflicto. El mediador no es quien toma las decisiones y ayuda a las partes contendientes a decidir sobre el resultado.
  3. Acto de conciliación. Es una forma extrajudicial de resolución de conflictos similar a la mediación, excepto que un conciliador puede proporcionar a ambas partes una propuesta de solución no vinculante.
  4. El arbitraje generalmente consiste en un tribunal que aplica la ley y toma una decisión mediante la administración de un laudo que es definitivo y vinculante.

Está claro que la propuesta de solución a ambas partes que ofrece el acto de conciliación; sumado al hecho de que esta no sea vinculante, posicionan esta medida como una forma de resolver conflictos bastante popular.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que siempre será más positivo intentar hallar una solución en la que todos ganen por medio de la negociación y que, caso de no conseguirlo, habría que atender a lo establecido por contrato, si el acuerdo entre las partes incluía una cláusula de resolución de conflictos. En este caso, se deben seguir los procesos establecidos; ya que, de lo contrario, podría estar incumpliéndose técnicamente el contrato.

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH

Créditos fotográficos: alphaspirit


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario