7 trucos básicos para la negociación y resolución de conflictos

Una empresa está sujeta a diversas presiones, entre ellas la de obtener unos resultados económicos que garanticen su continuidad y, si es posible, permitan obtener los mayores beneficios. En este contexto, son susceptibles de aparecer nervios, tensiones y problemas que den lugar a conflictos internos que pueden repercutir muy negativamente en el funcionamiento de la empresa. Para evitarlo, te mostramos 7 trucos básicos para la negociación y resolución de conflictos. Estos consejos se pueden aplicar a todos los niveles (empleados, directivos, individual, grupal).

negociacion resolucion conflictos

Analizar las causas

¿Cuál fue la razón que originó el conflicto? A veces las posturas se alejan progresivamente a causa de un detonante, pero las partes implicadas se desvían con discusiones sobre temas accesorios que, por culpa de ese detonante, les distancian más y más. La resolución de ese detonante, esa causa inicial de conflicto, hubiera evitado todos los conflictos posteriores surgidos a raíz del primero.

 

Comunicación cara a cara

La mejor manera de tratar cualquier conflicto es hacerlo directamente, cara a cara con la persona o personas implicadas. En una negociación, además, hay que ser dialogante, saber escuchar y conversar.

 

Fuera tabúes y secretos

Las negociaciones para la resolución de conflictos deben hacerse, siempre que sea posible, cara a cara, y sin que exista ningún tipo de tabú ni prejuicio sobre el tema a tratar. Es decir, no se debe vacilar ni dudar al exponer el tema, sino hacerlo de una forma natural, sin darle mucha más importancia de la que se le daría a una conversación normal.

 

Flexibilidad

A la hora de iniciar una negociación para la resolución de conflictos, ambas partes deben tener claro que el objetivo es la resolución de dicho conflicto, por lo tanto es necesaria cierta flexibilidad compartida para llegar a un punto en común. Sería inútil y absurdo buscar la resolución de un conflicto basándose en la intransigencia y en la nula concesión de oportunidades a la otra parte.

 

Buscar la empatía

A la hora de resolver conflictos de cualquier índole, la negociación no lo es todo. En una negociación tiene mucho que ver el “qué”, pero también el “cómo” y el “por qué”. Hay que buscar la empatía con la otra parte, intentar entender sus razones y, por supuesto, que el entienda las nuestras. La empatía entre ambas partes podría llevar a la resolución del conflicto por sí misma.

 

Restablecer el vínculo

En nuestra vida personal, a veces rompemos las relaciones con amigos o conocidos por conflictos de los que, con el paso del tiempo, ni siquiera nos acordamos. Algo similar se podría aplicar al mundo empresarial. Puede que un conflicto entre ambas partes de mantenga por el simple hecho de que ninguna de las dos partes de decide a dar el paso de resolver ese conflicto.

 

Fomenta la relación positiva

Una vez que la negociación para la resolución del conflicto haya surtido efecto, hay que fomentar que se trate de una relación positiva duradera, para evitar volver a la fase de conflicto. Una buena manera de hacerlo es reforzar los vínculos que se han creado tras la resolución de la negociación de forma positiva.

 

Post relacionados:

 

ERD Marzo 2016

 

Tags:

Añadir comentario